Modelo de Gucci
Modelo de Gucci - ABC

Gran Bretaña prohíbe un anuncio de Gucci por «delgadez enfermiza» de la modelo

La firma Italiana discrepa y alega que iba dirigido a un público «adulto y sofisticado»

Corresponsal en LondresActualizado:

La autoridad británica que regula la calidad de los anuncios, ASA, ha prohibido un anuncio de la firma italiana Gucci por la «delgadez enfermiza» de la modelo. La imagen se ofreció el pasado diciembre en una campaña en la edición digital de 'The Times' y ahora se prohíbe que vuelva a ser publicada. La compañía de moda discrepa. Alega que la publicidad estaba dirigida a « un público adulto y sofisticado», que no se ven los huesos de la modelo (lo cual es cierto, porque el vestido cubre todo su cuerpo) y que la imagen es “natural”.

La fotografía muestra a una modelo recostada contra una pared, ataviada con un vestido largo de colores vistosos. ASA considera que « su torso y brazos aparecen demasiado finos y fuera de proporción con su cabeza y la parte baja de su cuerpo». Cree además que el maquillaje oscuro refuerza su «aspecto demacrado». Por lo cual concluye que la mujer parece «enfermizamente delgada», un hecho que es difícil de rebatir estudiando la imagen.

Modelo del anuncio prohibido
Modelo del anuncio prohibido - GUCCI

ASA califica la campaña de Gucci de «irresponsable». Las onegés que hacen campaña contra la extrema delgadez en anuncios y pasarelas de moda han venido quejándose de que se fomenta entre las mujeres un patrón físico «irreal» y un mal ejemplo que llega a provocar trastornos alimenticios severos en muchas adolescentes.

El organismo regulador sancionó también el año pasado a la firma francesa Yves Saint Laurent por la delgadez de las piernas de una modelo y sus marcadas costillas y a Miu Miu, filial de Prada, por las connotaciones sexuales de una foto en la que la modelo aparecía junto a un niño.

Francia exige unos mínimos de masa corporal a las modelos e Italia requiere certificados de salud, pero en el Reino Unido no hay traba alguna para los desfiles donde se extreman las costillas y las piernas de pollo. Una firma emergente de moda, Rose & Willard, ha decidido exigir por contrato que las modelos que participen en sus sesiones de fotos coman, tras constatar que muchas se mareaban por inanición.

Rosie Nelson, la modelo dañada

Rosie Nelson, modelo australiana residente en Londres, de 23 años, vestía desde siempre la talla 8 inglesa (36 española), pero cuando intentó entrar en el catálogo de una agencia de primer nivel le exigieron una delgadez imposible, enfermiza. A raíz de aquel episodio ha iniciado una campaña para pedir que se legisle contra los patrones corporales que imperan en la moda y se ha presentado en el Número 10 de Downing Street con unas cajas con 119.000 firmas de apoyo. Junto a ella estaba una diputada conservadora, que dirige una investigación parlamentaria sobre el problema. Como primera medida solicitan que se prohíba que las menores de 18 años desfilen en las pasarelas. «Con el uso de menores se favorece un aspecto de chico, andrógino, el cuerpo liso. Pero las mujeres ¡tenemos caderas! Esa es nuestra naturaleza», lamenta la modelo australiana.