Ayako de Japón recibirá una compensación millonaria por perder su título de princesa tras su boda

La ley que rige la Casa Imperial nipona fue aprobada en 1947 y obliga a que las mujeres pierdan sus títulos y su estatus si contraen matrimonio con plebeyos

Actualizado:

Aunque pudiera parecerlo, la de la Princesa Eugenia no fue la última boda «royal» de este 2018. El próximo 29 de octubre, la princesa Ayako de Takamado contraerá matrimonio con Kei Moriya, su prometido. Tras la boda, la hija del fallecido príncipe Takamado, primo del Emperador Akihito, dejará de formar parte de la Familia Imperial, perdiendo su título de princesa.

Por supuesto, la pérdida de estatus lleva aparejada una compensación millonaria que acaba de ser aprobada. La joven recibirá 107 millones de yenes (unos 800.000 euros) tras su boda. Un pago exento de impuestos que, según los medios nipones, «se aprobó en una reunión a puerta cerrada del Consejo de Economía de la Casa Imperial, el Primer Ministro Shinzo Abe, los presidentes de las dos cámaras y el jefe de la Agencia de la Casa Imperial».

La indemnización que recibirá la princesa Ayako no es ninguna novedad en Japón. Cada vez que un miembro de la Familia Imperial pierde su título y su estatus, se le entrega una cifra similar para que conserve su nivel de vida. En concreto, las que dejan de ser Alteza Imperial para convertirse en plebeyas son las mujeres, ya que la ley que rige la Casa Imperial, aprobada en 1947, recoge que las mujeres pierdan su estatus si contraen matrimonio con una persona que no pertenece a la Casa.

Antes que Ayako de Takamado, la princesa Sayako abandonó la casa en 2005 tras casarse con un funcionario del Gobierno de Tokio, convirtiéndose en Sayako Kuroda. Una normativa que preocupa en la Casa Imperail, ya que el número de miembros al servicio del Emperador es cada vez más mermado, al tener más nietas que nietos.