EFE

Consuelo Ordóñez pide a Grande-Marlaska información sobre los etarras huidos y los «desarmes» de la banda

La presidenta de Covite dice que España «todavía debe» a las víctimas del terrorismo «la verdadera disolución de ETA»

BilbaoActualizado:

La presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite), Consuelo Ordóñez, ha hecho pública una carta que remitió a Fernando Grande-Marlaska con el fin de recabar información sobre «asuntos que afectan» a los damnificados por la violencia. En primer lugar, la activista consultó al ministro de Interior cuántos miembros de ETA se encuentran huidos en la actualidad, aunque también se interesó por los detalles del desarme que la banda escenificó en Francia.

En su misiva, Ordóñez subraya que, a raíz de la detención de «Josu Ternera», exlíder político de ETA, se publicaron en los medios de comunicación diversas informaciones sobre el número de terroristas prófugos de la justicia. «Algunos hablan de una treintena, otros de cerca de 50 -explica a Grande-Marlaska-. La información es confusa y nos gustaría que, por favor, usted nos aclarara cuál es la situación real respecto a las órdenes de búsqueda y captura».

En este sentido, alega que el Estado de Derecho «todavía debe» a las víctimas del terrorismo «la verdadera disolución de ETA», que a su parecer se hará efectiva cuando todos sus miembros sean detenidos «como ocurre con cualquier otra organización criminal». En la misma línea, reclamó al titular de Interior información sobre los grupos disidentes de la banda, como ATA o Ernai. Sus simpatizantes, subrayó Ordóñez, no solo «están fuertemente ideologizados y fanatizados» -como los sujetos Jon Yurrebaso o Iñaki Bilbao-, sino que además «pueden disponer de armas».

Destrucción de armas

Finalmente, la presidenta de Covite se refiere en su carta a los «supuestos desarmes de ETA» que se escenificaron en Francia. La primera parte del arsenal se entregó en diciembre de 2016 en la localidad de Louhossoa, aunque Ordóñez recuerda que su asociación denunció ante la Audiencia Nacional a los mediadores del proceso, Jean Noël Etcheverry y Mixel Berhocoirigoin, por colaborar con los terroristas y destruir armas.

«Estos hechos fueron muy graves», advierte Ordóñez, que insiste en que ambos fueron sorprendidos destruyendo armas. Al respecto, la presidente de Covite reclama a Grande-Marlaska información sobre dicha operación de incautación del arsenal, así como sobre el segundo «desarme» que tuvo lugar unos meses después en Bayona. «Nunca hemos sabido de cuántas armas se deshizo ETA y con cuántas se quedo, por lo que rogamos encarecidamente al Gobierno actual que nos informe de ello», reclama.