La fachada del Palacio de la Duquesa de Sueca, ya rehabilitado
La fachada del Palacio de la Duquesa de Sueca, ya rehabilitado - ERNESTO AGUDO

Palacio de la Duquesa de Sueca: el hogar de la nobleza a las puertas del arrabal

Erigido sobre los cimientos de la muralla árabe, Godoy lo adecuó al gusto de su mujer y el Ayuntamiento lo rescató de la ruina para abrirlo al barrio

MadridActualizado:

Fue escuela de los hijos de los trabajadores del Palacio Real y vivienda de sus maestros en la época de Carlos III, casa de temporalidades, colegio de humanidades, cuartel de la Guardia Civil y edificio de viviendas. Levantado sobre lo que fue el arrabal del Madrid árabe, el palacio recuerda el nombre de una de sus residentes más ilustres: María Teresa de Borbón Vallabriga, la Duquesa de Sueca consorte, Condesa de Chinchón y marquesa de Boadilla del Monte, que fue la primera esposa de Manuel Godoy, primer ministro y el valido de Carlos IV. Situado a espaldas de la antigua catedral de San Isidro, se construyó en el siglo XVIII sobre los cimientos de un convento de los jesuitas. La parcela pasó a ser propiedad de la realeza tras su expulsión en 1767.

Pese a la alta categoría social de sus primeros inquilinos, la desidia se apoderó del edificio hasta el punto de encontrarse en ruinas. En 1998 fue expropiado por el Ayuntamiento a cambio de 4,4 millones de euros. El gobierno de José María Álvarez del Manzano salvó al palacio de convertirse en un hotel, como pretendía la constructora a la que pertenecía el inmueble.

Uno de los cuerpos del Palacio, aun por restaurar
Uno de los cuerpos del Palacio, aun por restaurar - ERNESTO AGUDO

Un proceso judicial, proyectos de derribo y otras vicisitudes han marcado el pasado más reciente del edificio. Dos décadas después, el Palacio de la Duquesa de Sueca comienza a despertar gracias a la rehabilitación impulsada por el gobierno de Manuela Carmena.

La Duquesa de Sueca, retratada por Goya
La Duquesa de Sueca, retratada por Goya - ABC

«El edificio estaba en muy mal estado de conservación cuando comenzamos los trabajos. Las patologías más severas pertenecían al ataque de agentes xilófagos, que carcomían la madera. Tuvimos que inyectar productos antixilófagos para dar al edificio, que está sustentado en vigas de madera, la estabilidad que pretendíamos», explica a ABC el arquitecto municipal que dirige el proyecto, Cleto Barreiro. Una vez consolidado el complejo, queda la intervención más costosa. Cerca de 1.860 metros cuadrados de los 7.200 de los que consta el Palacio han tenido que ser retirados pieza a pieza para su posterior reconstrucción.

Está previsto que los trabajos de recuperación de este último espacio del complejo concluyan antes de que finalice el año. A partir de entonces, el Área de Cultura y Deportes se encargará de redactar el proyecto de acondicionamiento del edificio para implantar los usos que han decidido los vecinos del barrio: biblioteca, ludoteca infantil, salas para actividades de mayores... Será palacio un diseñado al gusto de las clases populares.