Las comisiones negociadoras de PP y Vox, en su segundo encuentro celebrado el sábado 8 de junio - PP / Vídeo: Los partidos avanzan en acuerdos para la Comunidad de Madrid

Nueva cita PP-Vox en Madrid, a la espera de que Cs levante el veto

En seis días se decide quién ocupa la Alcaldía de Madrid, si Villacís o Martínez-Almeida

MADRIDActualizado:

En seis días, la capital de España tendrá alcalde. O alcaldesa. Y salvo sorpresa de última hora, el debate está entre Begoña Villacís (Cs) y José Luis Martínez-Almeida (PP). El primero aporta más votos y concejales (15) al cócktail; la segunda (11 ediles) es la baza de la formación naranja para ganar visibilidad territorial de cara al futuro panorama político. Pero sumando fuerzas, los dos no vencen al tándem Carmena-PSOE (27 ediles):necesitan a Vox. Todo el mundo espera que se produzca esa llamada, pero la formación naranja prefiere mantener el suspense.

Hablar con Vox ya no es un hecho excepcional en política: de hecho, el PP se ha reunido con este partido en varias ocasiones, a nivel nacional y regional. Ayer mismo mantuvo un nuevo encuentro con sus representantes en la Asamblea de Madrid, el segundo en las últimas 72 horas. «Hasta Gabilondo se ha reunido con ellos», recuerdan los populares, que no entienden la cerrazón de la formación naranja.

Porque si Vox es la clave para conseguir la Alcaldía madrileña, también lo es para la presidencia de la Comunidad, y para designar al presidente de la Asamblea de Madrid, equivalente regional al presidente del Congreso de los Diputados. Esto último es lo primero que se decide, el próximo martes, y si Vox no suma sus votos a los de PP y Cs, el presidente lo elegirá por mayoría simple el PSOE, que ha sido la fuerza más votada.

De ahí la inquietud en el bloque conservador, ya que Vox exige como única condición para hacerlo que se sienten a negociar con ellos. Y Cs no quiere hacerlo. O no, al menos, a la vista de todos, aunque en el partido reconocen que «en algún momento se tendrán que poner en contacto» con ellos. Ignacio Aguado, el líder regional de Cs, apuntaba que había «tiempo antes del martes» para «sentarse a hablar», aunque el tema no fuera negociar gobiernos, y menos compartirlos.

Negociaciones superpuestas

En este momento, hay varias capas de negociación simultáneas que se van superponiendo: los partidos hablan de programas conjuntos para gobernar Madrid ciudad y Comunidad. Pero también se debate si serán Villacís y Aguado los que se conviertan en alcaldesa y presidente, o Almeida y Ayuso. O uno en cada institución.

Pero además, se negocia sobre los puestos a ocupar en la Mesa de la Asamblea de Madrid:siete a repartir entre seis partidos, y dependientes de combinaciones de votos en las que, si se baja al detalle, hace falta un mapa para no perderse.

Y por encima de las negociaciones «regionales», hay otra de «primera división»: la que combina pactos en diferentes autonomías y municipios españoles, trascendiendo las fronteras madrileñas, y en la que se mezclan los intereses en Madrid con los de Aragón, Murcia o Castilla y León.