Flores, peluches y muchos mensajes en la cuneta donde apareció Asunta
Flores, peluches y muchos mensajes en la cuneta donde apareció Asunta - MUÑIZ
GALICIA

Seis años sin Asunta y con los permisos de los padres en el aire

La cuneta donde la abandonaron vuelve a llenarse de muestras de recuerdo y cariño

SantiagoActualizado:

En el aniversario de la muerte de Asunta Basterra, la cuneta donde su cuerpo apareció tendido sigue siendo lugar de peregrinación para los vecinos del lugar. Pese a los seis años que han transcurrido desde la muerte, nadie se atreve a limpiar el punto exacto en el que la madre arrojó a la niña, en plena noche. Allí se acumulan desde hace años peluches, carteles, flores y todo tipo de objetos que, coincidiendo con estas fechas, se incrementan y actualizan. Los vecinos mantienen su recuerdo vivo porque el caso les tocó «muy de cerca» y también es habitual que curiosos y gente de fuera se aproxime hasta la pista forestal, en el municipio coruñés de Teo.

Lejos del punto donde Asunta fue encontrada muerta, sus padres — condenados a 18 años de prisión cada uno por su asesinato— prosiguen la vida carcelaria con normalidad. Alfonso Basterra sigue en la prisión coruñesa de Teixeiro, donde se comporta como un reo idílico sin conocérsele problemas o conflictos con otros internos. También parece acostumbrada ya a su nuevo hogar Rosario Porto, que en marzo de 2017 fue trasladada al penal pontevedrés de A Lama después de un episodio de ingesta de pastillas, un cambio muy criticado por la presa, que llevaba desde 2013 en Teixeiro, al igual que Basterra. En los dos casos, el tema de los permisos penitenciarios que empiezan a corresponderles a los reos cumplido un cuarto de su condena parece detenido. En el caso de Porto, hace justo un año que su letrado anunció que se planteaba solicitar un permiso penitenciario al que tiene derecho desde que en febrero de 2018 cumplió cinco años ingresada. Pero, transcurridos doce meses de este anuncio, nada se sabe de la primera salida de prisión de Porto, que sí ha recibido alguna que otra visita en prisión desde el asesinato, pese a no contar con apenas familia fuera.

Sobre esta cuestión, su abogado expuso en su día que como la madre de Asunta no está dispuesta a reconocer el crimen, le será más díficil gozar de permisos. Una afirmación que José Luis Gutiérrez Aranguren extendió indicando que «ella tiene derecho a hacer valer su inocencia hasta el final». De dar el paso de solicitar este primer permiso, Porto deberá rellenar una instancia pidiendo la salida que será valorada por la Junta de Tratamiento de la prisión, un órgano compuesto por la dirección del penal y por un psicólogo, un médico y un educador social, entre otros profesionales.