Rosario Porto y Alfonso Basterra durante el juicio por la muerte de su hija - EFE
GALICIA

Rosario Porto trata de suicidarse en la ducha con el cordón de un chándal

La madre de Asunta está sometida a vigilancia cada dos horas desde el incidente

SantiagoActualizado:

Se desconoce la motivación, pero Rosario Porto -condenada a 18 años por el asesinato de su hija Asunta en verano de 2013- ha vuelto a protagonizar un intento de suicidio entre rejas. En esta ocasión, y como fuentes penitenciarias trasladaron a Efe, la presa habría aprovechado el cordón de la sudadera de un chándal para engancharlo a la ducha y tratar de estrangularse. El intento se vio frustrado por la intervención de la presa de confianza que vigila a Porto, que acudió a la llamada de ésta, por lo que no se sabe si se trató de un simple intento por llamar la atención o si realmente la abogada intentaba acabar con su vida.

Lo cierto es que, como consecuencia de este comportamiento, el penal pontevedrés de A Lama donde Porto cumple condena ha extremado la medidas de seguridad sobre ella para neutralizar nuevos intentos. Así por ejemplo, está siendo controlada cada dos horas y se ha cambiado a la persona que la acompaña. El objetivo es que la madre de Asunta, condenada por planificar y materializar el asesinato de su única hija, recupere su rutina carcelaria, marcada por la lectura y la escritura. Además, Porto pasa el día entretenida con la radio, participando en las actividades que organiza el centro y asistiendo a misa.

El de la pasada semana es el segundo amago de suicidio de Porto en prisión, tras un primero acontecido en febrero del 2017. En esa ocasión, la letrada santiaguesa ingirió una gran cantidad de pastillas por lo que tuvo que ser hospitalizada.

Por su parte, el exmario de Porto y padre de Asunta, también condenado por el asesinato de la niña, cumple condena en la prisión coruñesa de Teixeiro. Allí trabajó en la panadería y ahora se ocupa del reparto de comida con un sueldo remunerado. Los dos han cumplido ya una cuarta parte de su condena, por lo que podrían disfrutar de permisos penitenciarios, pero por el momento no les han sido concedidos a ninguno de ellos.