Porro, junto a Miguel Santalices, durante la presentación de la memoria del CES el pasado febrero
Porro, junto a Miguel Santalices, durante la presentación de la memoria del CES el pasado febrero - MIGUEL MUÑIZ
POLÍTICA

Corina Porro «acepta el reto» de reunificar el PP de Vigo de cara al congreso que elija al nuevo líder

La presidenta del Consello Económico y Social pone su cargo a disposición de la institución y matiza que esto no supone su regreso a la política local

SANTIAGOActualizado:

Corina Porro acepta. La exalcaldesa de Vigo, el último gran referente de los populares en la ciudad olívica, será la encargada de pilotar la gestora del partido tras la dimisión de la presidenca local Elena Muñoz como consecuencia de la debacle electoral del pasado 28 de mayo. La presidenta del Consello Económico y Social regresa a la ciudad pero avisa: no es un retorno a la política municipal sino un servicio al partido en su momento más crítico, una transición que deberá desembocar en un congreso local que elija al futuro líder de los populares vigueses.

A través de un comunicado, Porro ha anunciado que asume la presidencia de la gestora que se ha constituido tras la dimisión de Muñoz, al tiempo que pone su cargo en el CES a disposición de la institución. «El CES es un órgano independiente y yo no quiero perjudicarlo», ha manifstado, «quiero evitar cualquier tipo de malentendido que pudiera afectar a su funcionamiento», al tiempo que ha puesto en valor el trabajo «muy positivo» realizado estos años «con el diálogo, el acuerdo y el consenso por bandera. De hecho, la unanimidad en las resoluciones ha sido la norma».

Ahora afronta un reto aparentemente mayúsculo. En las municipales de 2011, la última vez que Porro aspiró a la alcaldía, dejó al PP como primera fuerza de la ciudad, 13 concejales y el 42% de los votos, frente a un Abel Caballero en el 34%. Ocho años más tarde, el regidor socialista casi ha duplicado sus apoyos, frente a un PP reducido a la mínima expresión de 4 ediles y el 13%. «No admitir que la situación del partido es mala sería engañar a la gente, y esa situación sólo se superará con trabajo, ilusión y mucho diálogo. Debemos estar unidos», ha recetado Porro en su comunicado.

La desunión del PP vigués ha sido una sombra que ha sobrevolado al partido desde la llegada de Elena Muñoz, la candidata de Alberto Núñez Feijóo, de quien fue conselleira de Facenda entre 2012 y 2015. A pesar de ganar el congreso local en diciembre de 2016 a Javier Guerra, otro exconselleiro de Feijóo, las aguas no dejaron de bajar revueltas en el seno del partido. De hecho, el sector de Guerra no se sintió nunca integrado en el equipo de Muñoz, y durante meses se especuló con la posible marcha de este a Ciudadanos, negociaciones confirmadas por la formación naranja pero que no llegaron a fructificar. El regreso de Porro a Vigo es el de una dirigente con auctoritas en el seno del partido y de la ciudad, reconocido por el grueso de las familias

«Acepto el reto. Mi amor por Vigo está por encima de todo. Fui alcaldesa durante cuatro años y dediqué todo mi tiempo a trabajar para que la ciudad avanzase», ha recordado, «con ese mismo espíritu voy a emplearme ahora, con el objetivo de buscar lo mejor para Vigo». «Porque estoy convencida de que buscar lo mejor para el Partido Popular de Vigo es también buscar lo mejor para Vigo», ha añadido.

Gestora plural

Fuentes del entorno de la exalcaldesa indicaron a ABC que su intención es conformar una gestora reducida en número de personas pero con la pretensión de aunar las diferentes sensibilidades del partido, distanciadas en los últimos años. Así, se da por hecho que estarán representados los sectores de Carlos Mantilla, Javier Guerra o los próximos a Manuel Pérez, pero también personas del equipo saliente de Elena Muñoz. «El partido está en una situación extrema y necesitamos a todos», reconocieron a este periódico.

«Si a Corina le hubiesen hecho caso, igual no estábamos aquí», añadieron otras voces, que insisten en que Porro no ha perdido el contacto con la ciudad ni con la militancia del PP vigués. «Corina es la opción más eficaz que hemos tenido para enfrentarnos al PSOE de Caballero», reconocen desde la dirección regional, «el PP de Vigo tiene problemas, pero tendrá menos si trabaja unido». Ante la posibilidad de que el futuro del partido en la ciudad pase por el regreso de Javier Guerra, el PPdeG matiza: «si quisiéramos el advenimiento de Guerra, ya estaría presidiendo la gestora». Lo prioritario para Feijóo es «qeje de haber ganadores y perdedores en el PP de Vigo».