Margarita Robles, Pablo Iglesias y Albert Rivera en el Congreso de los Diputados - JAIME GARCÍA / Vídeo: El Gobierno defiende la legitimidad de la prisión permanente revisable

Los partidos se retratarán en el Congreso con la prisión permanente

El Congreso decidirá esta semana si sigue adelante con la derogación del PNV

MadridActualizado:

Hay vida institucional más allá del Pleno monográfico sobre pensiones. Y es que la semana que afrontan los partidos políticos en el Congreso de los Diputados puede llegar a ser una de las más polémicas de una legislatura que ha vivido momentos claves como el desafío secesionista de Cataluña o la moción de censura que Pablo Iglesias perdió frente a Mariano Rajoy.

Los grupos parlamentarios deberán retratarse ante diversas cuestiones que han venido ocupando la agenda política en los últimos meses. Antes del debate sobre la pensiones que tendrá lugar el miércoles, el martes la Cámara Baja debatirá sobre una proposición de ley de ERC para despenalizar las injurias a la Corona y los ultrajes a España, una iniciativa que fue registrada en noviembre de 2016, pero que ha adquirido una dimensión especial tras la intervención de Don Felipe en octubre para defender la unidad de España frente a la consulta ilegal del 1-O.

Grupos como Unidos Podemos -que ha endurecido sobremanera su discurso contra la Monarquía en los últimos meses- deberán fijar una posición ante una iniciativa que, sin duda, estará muy ligada al conflicto territorial que se vive en Cataluña. Pero la semana no acaba ahí. Justo un día después de que tenga lugar el debate sobre las pensiones, los partidos volverán a tener que fijar una posición concreta ante uno de los temas más polémicos de la legislatura: la derogación de la prisión permanente revisable.

La Cámara Baja decidirá si frena la proposición de Ley del PNV que busca suprimir esta norma. El Pleno del Congreso la tomó en consideración en octubre de 2017, con el apoyo de partidos como el PSOE y Podemos, el voto en contra del PP y la abstención de Ciudadanos. En los últimos meses, los populares han incrementado la presión sobre los de Rivera para que digan con claridad si apoyan la derogación de la norma, lo que ha forzado a Cs a intentar frenarla a través de una enmienda a la totalidad con un texto alternativo que aboga por endurecer las condiciones de acceso al tercer grado para los criminales con delitos de especial gravedad.

La formación sostiene que su objetivo es esperar hasta que el Tribunal Constitucional resuelva un recurso presentado por el PSOE contra la prisión permanente revisable, aunque en el Pleno donde se tomó en cosideración su supresión los de Rivera cargaron duramente contra esta pena tachándola de «eufemismo de la cadena perpetua».

Precisamente el líder de Ciudadanos se reunió el pasado viernes en el Congreso con los padres de Mari Luz Cortés y Diana Quer para tratar este asunto. Tras el encuentro, Rivera le pidió al PSOE que no votara en contra de su enmienda para frenar así la derogación.