José Cortés y Juan Carlos Quer, padres de Mari Luz y Diana Quer, al conseguri 2 millones de apoyos
José Cortés y Juan Carlos Quer, padres de Mari Luz y Diana Quer, al conseguri 2 millones de apoyos - MIGUEL MUÑIZ

El PSOE ignora 3 millones de firmas a favor de la prisión permanente

Junto a Podemos y nacionalistas rechazarán el jueves frenar su derogación

MadridActualizado:

Ni las casi tres millones de firmas recogidas contra la derogación de la prisión permanente revisable por los padres de Diana Quer, Mari Luz Cortés o Marta del Castillo, ni las estadísticas que revelan que ocho de cada diez españoles apoyan el mantenimiento de la prisión permanente revisable han conseguido ablandar a los socialistas.

Según fuentes de la dirección de esta formación, los diputados del PSOE votarán el jueves de la semana que viene en contra de la enmienda de totalidad presentada por Ciudadanos contra la derogación de la prisión permanente revisable. Sumarán fuerzas así con Podemos y los partidos nacionalistas para echar abajo una iniciativa que, de aprobarse, paralizaría la desaparición de esta pena hasta que el Tribunal Constitucional (TC) dictamine si es constitucional o no. Fuentes de este partido consideraron ayer que es necesario que el Constitucional resuelva cuanto antes este recurso, «sin esperar a que sean los políticos los que hagan su trabajo». Y recordaron que está resolviendo con más celeridad asuntos que le han llegado con posterioridad, como los relacionados con la crisis catalana. Pero evitaron debatir sobre la conveniencia de que el Congreso derogue la pena máxima sin conocer la sentencia de este Tribunal. El TC admitió a trámite el recurso del PSOE contra la prisión permanente en julio de 2015 y aún no se ha pronunciado. Si la derogación se lleva a cabo, el recurso decaerá.

Los socialistas han decidido mantener esta posición a pesar de que la portavoz socialista, Margarita Robles, se reuniera con el padre de Diana Quer, Juan Carlos Quer, y el de Mari Luz Cortés, Juan José Cortés, este miércoles en el Congreso. Un encuentro en el que ambos rogaron la abstención socialista -suficiente para poner fin a la derogación- y del que extrajeron la idea de que el PSOE es consciente «de que su base social demanda una actitud prudente y ésa no es otra que la no derogación en caliente y esperar a que dictamine el TC». Sus esperanzas, sin embargo, se harán pedazos el próximo jueves.

«No derogar en caliente»

Tanto Quer como Cortés, se reunieron este viernes en el Congreso de los Diputados con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, para pedirle su apoyo al mantenimiento de la prisión permanente revisable. Al finalizar el encuentro, los tres reclamaron la abstención del PSOE como vía para neutralizar la derogación impulsada por el PNV, después de coincidir en que no puede retirarse esta pena mientras el TC no diga su parecer. «Creemos que no podemos estar derogando permanentemente. Igual que no se puede legislar en caliente tampoco se puede derogar en caliente y por tanto lo que queremos es que se deje vigente la ley hasta que se pronuncie el TC. Ese es el punto de consenso que puede hacer que decaiga esa ley del PNV», subrayó Rivera sin éxito. Y criticó al partido vasco por intentar erigirse en magistrado del TC ya que «este Tribunal es el único que puede decir si es constitucional o no esta norma».

«No tendría sentido que el PSOE permita que salga adelante la derogación, y fíjense que paradoja, esa posición del PSOE conllevaría a que el TC no tendría recurso, decaería el recurso, y no sabríamos nunca si considera constitucional o no esta norma. Le pedimos una reflexión al PSOE», señaló Rivera. «Si hubiera pronunciamiento estudiaremos cómo adaptar o no esa sentencia a la norma actual», explicó. Juan José Cortés hizo extensivo esta llamamiento de abstención a todos los partidos. «Si en algo tiene que cambiar la prisión permanente revisable tiene que ser en mejorar y tener mayor cobertura», reclamó. Y Quer recordó que «no estamos pidiendo que se legisle» sino que con una abstención se «responda a la demanda social» y se eviten «nuevos cadáveres».

La derogación de la prisión permanente revisable fue tomada en consideración por el Pleno del Congreso en octubre de 2017 por 162 votos a favor, 129 votos en contra (el PP) y 31 abstenciones (la formación naranja). Desde entonces, el texto se encuentra en la Comisión de Justicia donde sigue su tramitación. Rivera despejó las preguntas sobre el cambio de posición de Ciudadanos ante la prisión permanente revisable subrayando que siempre ha considerado «legítimo» el debate sobre la constitucionalidad de la norma y la paralización de la derogación hasta que el TC se pronuncie. Ambos tienen previsto reunirse con Podemos el próximo lunes para trasladarle su inquietud ante la posible derogación de la pena máxima y el miércoles harán lo propio con el PNV, ERC y el PDECAT. Antes del debate del jueves se habrán reunido con todo el arco parlamentario.