Imagen de archivo de una manifestación independentista en Tarragona
Imagen de archivo de una manifestación independentista en Tarragona - EFE
Juicio procés

«Cortamos el teléfono por las amenazas»

El hotelero que alojó a los policías desplegados en Cataluña relata su experiencia en el juicio al «procés» en el Tribunal Supremo

MadridActualizado:

Se vieron obligados a «desconectar el teléfono» por las «numerosas» llamadas con insultos y amenazas. El responsable del hotel Travé de Figueres -un espacio familiar de tres estrellas ubicado en el corazón del Alto Ampurdán (Gerona)- ya no podía más. El motivo de esas llamadas eran sus huéspedes en aquel momento: un centenar de policías nacionales desplazados por el Gobierno a Cataluña en septiembre de 2017.

El afectado ha relatado su experiencia en el juicio al «procés» en el Tribunal Supremo, un testimonio solicitado por la Fiscalía para demostrar en primera persona el clima de hostilidades que se levantó contra las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado aquellos días. El testigo solicitó declarar sin que su imagen se proyectara por la cámara en un juicio retransmitido en directo en la página web del Poder Judicial, a lo que accedió el tribunal.

El hostelero explicó que esas llamadas buscaban «presionarle» y que le amenazaron con boicotear su negocio si no echaba a los agentes. Avisó a los policías de esas amenazas y éstos establecieron un perímetro de seguridad. También relató que enfrente del establecimiento se celebraron dos manifestaciones pacíficas, una en contra de la presencia de los agentes y otra a favor de los mismos.

Un segundo hotelero manifestó una versión diferente, más suavizada. El responsable del hotel Gaudí de Reus (Tarragona) declaró que no recibió «presiones» por alojar a un grupo de 110 policías nacionales, a pesar de que en su puerta se produjeron diversas concentraciones por ello. «Fuera las fuerzas de ocupación», se escuchaba en la calle, según reconoció el testigo.

Algunos grupos más pequeños de gente acudieron a la entrada del recinto por la noche. Éstos, según el hotelero, se hacían fotos que subían a internet y se marchaban.

Aun así, un juez de Reus investiga a varios políticos de la localidad, del PDECat, ERC y la CUP, incluido el alcalde convergente Carles Pellicer, por firmar un manifiesto contra la presencia allí de los agentes.

Informáticos

En la duodécima sesión del juicio, que continuó con más declaraciones de los testigos, la vista oral recorrió el abismo que separa a un veterano coronel de la Guardia Civil (Diego Pérez de los Cobos, trajeado y con un maletín) con un informático especialista en tecnología «blockchain», vestido con una sudadera negra con capucha. Todos citados para ayudar a esclarecer lo que sucedió en la recta final del «procés».

Los informáticos Vicente Nos y Quim Franquesa explicaron que se reunieron con Puigdemont, Junqueras y Rovira por un proyecto de voto electrónico, por el que iban a cobrar 500.000 euros que no fructificó.