Pablo Iglesias en un acto de campaña
Pablo Iglesias en un acto de campaña - AFP

Iglesias radicaliza su programa para revertir la fuga de votos hacia los socialistas

Podemos pide incluso el fin de la inviolabilidad del Rey

MadridActualizado:

Con unos sondeos demoledores, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, regresó a la vanguardia política con el desafío de conseguir movilizar a las bases y recuperar la sangrante fuga de votos que caen en manos del PSOE. Su formación presentó ayer un programa electoral más a la izquierda que nunca; contra los privilegios «de las élites», con promesas de subida de impuestos «a los ricos» y contra la corrupción en las instituciones públicas. Son 264 propuestas y 105 páginas directas a recuperar ese sufragio desencantado que tanto daño les está haciendo.

Como tantas otras veces Podemos se compromete a que Don Felipe pueda ser juzgado por los tribunales. El partido defiende acabar con la ausencia de responsabilidad del Rey (artículo 56 de la Constitución) porque lo consideran «el privilegio más grave» y «arcaico». Además, siguiendo en su tónica de ataques a la Corona, si ganan las elecciones generales aseguran que pondrán en marcha «una comisión de investigación sobre los negocios de la Monarquía» para comprobar si es una institución «idónea».

Aprovechando la baza del caso Tándem, donde Iglesias es uno de los afectados, Podemos propone elaborar un Plan Nacional contra la Corrupción con el que impulsarán «una reforma del Código Penal para introducir el delito relacionado con el enriquecimiento ilícito de cargos políticos». También en los casos donde no se haya intervenido directamente pero sí exista un beneficio económico. Incluirán además un tipo agravado de prevaricación administrativa en las contrataciones públicas, cohecho, tráfico de influencias y fraudes a la Administración cuando se cometa a través de partidos políticos.

Poder echar al presidente

El partido se compromete a que cuando el 15 por ciento del censo electoral crea que el Gobierno no está cumpliendo con sus funciones se pueda iniciar un «referéndum en el que se decida de manera vinculante si quien ocupa la presidencia del Gobierno debe dimitir y convocar nuevas elecciones». Sin embargo, la formación no da más detalles de cómo sería el proceso. Por otro lado, dentro de su guerra personal contra los «privilegiados», apuestan por suprimir los aforamientos, que definen como «un sistema de protección y favores que permite a los partidos ofrecer cierto privilegio judicial a sus miembros».