El exministro Zoido, ayer, en un Hemiciclo prácticamente vacío
El exministro Zoido, ayer, en un Hemiciclo prácticamente vacío - EFE

El Gobierno hace el vacío al Congreso en su primer Pleno

La Cámara suma dos comisiones, Ciencia y Política Territorial, para ajustarse al Ejecutivo

Dimite Màxim Huerta como minitro de Cultura y Deporte

MadridActualizado:

A Mariano Rajoy se le atacó sin piedad porque, tras conocer de boca del presidente del PNV que su mandato estaba acabado, se ausentó una tarde de la moción de censura y se ahorró escuchar al protagonista, Pedro Sánchez, debatir con el resto de grupos políticos. Ayer, en el primer Pleno en el Congreso desde el vuelco en La Moncloa,fue el Gobierno socialista el que dejó vacío el hemiciclo, aunque la euforia del poder pareció cubrir las ausencias.

Sólo acudieron tres de los diecisiete ministros, los que tienen escaño, que llegaron a última hora muy contentos a votar: Margarita Robles (Defensa), José Luis Ábalos (Fomento), Meritxell Batet (Política Territorial).

El presidente Pedro Sánchez, que no es diputado, consiguió que toda la oposición, salvo el PP, le diera una pequeña tregua y hoy no habrá sesión de control al nuevo Gobierno. Pero sí tendrá que someterse al escrutinio del Parlamento la próxima semana: el martes en el Senado y el miércoles en el Congreso. Además, el presidente deberá comparecer en una sesión monográfica la última semana de junio, en víspera de que viaje a su primer Consejo Europeo. El PP solicita que exponga su programa de gobierno y aclare si tiene pactos con Podemos y nacionalistas, que le han aupado al poder.

Cambio de sillones

Rajoy, que es jefe de filas transitorio, no acudió ayer a la Cámara. Los suyos dan por hecho que no volverá y dejará su escaño antes del verano. La mayoría de sus ministros sí volvieron al Congreso, aunque a las butacas de la oposición.

El PP hizo cambio de sillas y situó a la secretaria general en primera fila, al lado del portavoz, Rafael Hernando, que de momento se sienta junto a Rajoy. La otra gran protagonista estos días de batalla por el poder interno, Soraya Sáenz de Santamaría, ocupó el escaño detrás del jefe, en segunda fila pero en el tiro de cámara. Junto a ella está el coordinador, Fernando Martínez-Maillo y el resto de la actual dirección de Génova.

El resto de exministros del PP se sitúan ahora en la tercera fila de la bancada, a la espera de que puedan asumir presidencias de las distintas comisiones del Congreso. Según fuentes del grupo, se reorganizarán los puestos a finales de julio, tras el congreso extraordinario del PP.

La portavoz del PSOE, Adriana Lastra, estrenó su puesto al inicio del Pleno, al igual que el resto de portavoces parlamentarios. La presidenta de la Cámara, Ana Pastor, les reunió a comer en el edificio y todos acordaron crear dos comisiones más para ajustarse al esquema del nuevo Gobierno: la de Ciencia, Innovación y Tecnología y la de Política Territorial. Los ministros comparecerán en julio.