El presidente de la CEOE, Joan Rosell
El presidente de la CEOE, Joan Rosell - IGNACIO GIL

Rosell: «La situación política en España todavía no perjudica, ni mucho menos, a la economía»

El preisdente de la CEOE considera que «tampoco pasa nada» si se llega al escenario de unas nuevas elecciones

BRUSELASActualizado:

El presidente de CEOE, Juan Rosell, ha asegurado este jueves que no hay señal de "alarma inminente" en la economía española, que sigue creciendo pese a la situación política, y pidió dar "tiempo" y "confianza" a los políticos para formar Gobierno. La situación política en España "en estos momentos todavía no perjudica, ni mucho menos, a la situación de la economía", dijo Rosell en un encuentro con la prensa, en el marco de unas jornadas organizadas por la patronal europea BusinessEurope.

"El primer trimestre nos está dando los numeros que tenemos hasta hoy: (...) una previsión de crecimiento del 0,8 %, eso es lo que está pasando. Todavía no se ve ninguna señal de alarma inminente", dijo. Añadió que "esto no está afectando todavía a la economía de ninguna de las maneras" y que las previsiones internas de la CEOE prevén para este año un crecimiento del 2,7 %, "un dato bueno".

Insistió en la necesidad de "dar tiempo al tiempo" y de "dar confianza" a los políticos, y recordó que España "no es el único" país europeo donde se ha tardado en formar Gobierno tras unas elecciones.

Rosell reconoció que "estamos en otra situación" con respecto a anteriores comicios, ya que "antes estábamos acostumbrados a que teníamos dos grandes partidos y que era muy fácil hacer mayorías, y ahora tenemos cuatro partidos".

Tras la primera oportunidad el miércoles en la votación de investidura, en que "no fue posible" lograr los apoyos necesarios, "vamos a tener una segunda oportunidad", y aunque reconoció que parece difícil que vaya a salir adelante, "todo es posible". Consideró, por otra parte, que "tampoco pasa nada" si se llega al escenario de unas nuevas elecciones.

Otros problemas fuera de España

Rosell aseguró que la situación política de España "queda un poco en segunda fila" en el exterior, cuando fuera hay otros problemas, como la crisis de los refugiados en Alemania, la crisis en las fronteras en la UE, el menor crecimiento en China o las elecciones estadounidenses.

En ese contexto, indicó que la patronal del resto de países de la UE tampoco muestra inquietud por la situación nacional.

"Los colegas europeos en las últimas reuniones veían que España crecía el 3,2 y ellos crecían la mitad. Y España creaba el año pasado medio millón de empleos y ellos no creaban. Decían: ¿cómo lo estáis haciendo?", señaló.

Recordó los "esfuerzos importantes" realizados a nivel nacional, "especialmente por las empresas españolas, que son punteras en muchos sectores en el mundo y en el mercado doméstico español y sobre todo en el mercado europeo".

El presidente de la patronal europea dijo, por otra parte, que no le preocupa "ningún cambio en la legislación laboral", algo que se va a "tener que hacer".