La papelera Ence sustituirá a Dia en el selectivo
La papelera Ence sustituirá a Dia en el selectivo - ABC

Las razones que explican la salida del Ibex de Dia

La compañía, que se ha dejado cerca de un 80% en Bolsa desde que comenzó el año, fue excluida del selectivo ayer por el Comité Asesor Técnico (CAT) del índice

Actualizado:

La carrera de Dia en el Ibex 35 se saldó ayer con un descuento bursátil fatídico que ha empujado al grupo fuera del selectivo: en lo que va de año ha perdido un 87% y ayer, sin ir más lejos, perdió un 7,4% más. Minutos después de cerrar la sesión, el Comité Asesor Técnico (CAT) comunicó que expulsaba a la compañía del Ibex por su baja capitalización. Su último día será el próximo 24 de diciembre, Nochebuena. Su tendencia errante en la Bolsa explica este particular «regalo de Navidad» que el mercado ya esperaba: cuando empezó el año, cada una de sus acciones se valoraban en 4,4 euros mientras que ayer cerró en los 0,5094 euros. En las dos últimas semanas la cadena de supermercados ha perdido más de 170 millones de euros de su valor de mercado.

El comité Asesor Técnico del Ibex 35, compuesto por ocho miembros, analiza la liquidez de los valores, pero también puede excluir a una compañía si comprueba que su capitalización media es inferior al 0,3% de todo el Ibex. Mientras la capitalización de Dia roza los 318 millones, la de Ence es de 1.300. Precisamente ayer el selectivo marcó mínimos desde 2016 con una caída del 1,76%, hasta los 8.700 puntos.

Dia entró en el selectivo en 2012, en lo peor de la crisis, como un valor fulgurante tras la expulsión de Ebro Foods. Ahora es Ence la que sustituye a la firma de supermercados tras dos décadas fuera del índice bursátil. Otros candidatos que estaban en la quiniela para entrar en el club de primeros espadas empresariales eran MasMovil, Logista y Gestamp, en la que ha sido la segunda salida del Ibex del año después de que Abertis saliera por CIE Automotive en junio.

En esa ocasión fue la venta de la concesionaria española lo que motivó su exclusión del Ibex. ¿Por qué se ha tomado esta decisión con Dia?

Acoso bajista

Para empezar, el mercado desconfiaba desde hace casi dos años de la marcha financiera de la compañía. Unas dudas que han atraido a un gran número de inversores bajistas, aquellos que apuestan contra la cotización de una empresa. Según las cifras publicadas precisamente ayer por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el porcentaje de la compañía que poseen estos inversores ha aumentado en las últimas semanas y se sitúa actualmente en el 14,66%.

Baile en la cúpula directiva

La entrada en el accionariado de la firma de inversión Letterone Holdings, controlada por el multimillonario ruso Mikhail Fridman, calmó los ánimos del mercado a principios de 2017. Pero su efecto se diluyó con el paso de los meses. Y es que Fridman no ha logrado enderezar el rumbo de la compañía pese a incrementar su participación progresivamente en su capital. De hecho, la compañía ha sufrido en los últimos meses un auténtico baile de directivos.

Tras la entrada en 2017 del magnate ruso en el capital, Ana María Llopis dejó la presidencia de Dia en abril, siendo sustituida por Stephan Ducharme. Sin embargo, este último dimitió hace días y dio paso a Richard Goldin. El baile en la presidencia también se ha trasladado al consejero delegado: en agosto la firma echó a Ricardo Currás y puso a Antonio Coto.

Es previsible que estos cambios se incrementen en los próximos meses, ya que todo apunta a que el magnate ruso lanzará una opa sobre la empresa cuando se lo permita la ley de opas.

Un «agujero» de unos 20 millones

Por si fuera poco, la cúpula directiva de la cadena de supermercados investiga un «agujero» de unos 20 millones de euros en sus cuentas de 2017, tal y como adelantó ABC.

Los emergentes

A este deterioro en su gestión se ha unido la exposición de Dia a mercados emergentes a la baja, como Brasil, Argentina o Turquía. La depreciación de sus monedas ha provocado una pérdida de valor equivalente de los activos de Dia en estos países.

Guerra en el sector

Junto a ello, ha influido la guerra encarnizada que ahora se libra en el sector de la distribución. Como recoge Moody’s en informes a inversores, la «competencia agresiva» de otras cadenas como Mercadona y Lidl, que han aumentado su inversión en aperturas y reformas de centros y han recortado sus precios, han contribuido a dejar fuera a Dia en la pelea por el trono del consumo.

La agencia de rating destaca la mejora de la logística de los contendientes de Dia -en donde los productos frescos juegan un rol fundamental en los cambios de estrategia empresariales-: sin ir más lejos liga la reducción del 0,7% de la cuota de mercado de Dia a esta competencia con otras marcas, aunque también influyó la clausura de tiendas por parte de la cadena de súpermercados el año pasado.