La leche, el azúcar, los aceites vegetales, los cereales y la carne, los que más se abarataron en 2015
La leche, el azúcar, los aceites vegetales, los cereales y la carne, los que más se abarataron en 2015 - M. BALANYA

Los precios de los alimentos cayeron en 2015 por cuarto año consecutivo

El coste de la comida bajó un 19% por la oferta abundante, la tímida demanda mundial y la apreciación del dólar estadounidense

EFE
ROMAActualizado:

Los precios de los alimentos básicos cayeron en 2015 por cuarto año consecutivo debido sobre todo a la oferta abundante, la tímida demanda mundial y la apreciación del dólar estadounidense, informó hoy la FAO. La Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) señaló en un comunicado que el índice de precios disminuyó un 19% en comparación con 2014.

Por productos, la leche fue la que más se abarató en 2015, concretamente el 28,5% anual, cayendo a su nivel más bajo desde 2009.

A esa tendencia negativa se sumaron el azúcar, cuyos precios se redujeron un 21% respecto a 2014; los aceites vegetales (19 %), los cereales (15,4%) y la carne (15,1%), según la agencia.

A nivel mensual, los precios internacionales de los alimentos descendieron en diciembre el 1% debido a la caída registrada en todos los productos, excepto en el azúcar y los aceites. El precio de la carne se contrajo el 2,2% respecto a noviembre en medio de una menor demanda exterior de bovino en Estados Unidos y del crecimiento de la producción de carne de cerdo en la Unión Europea.

Respecto a los cereales, que se abarataron el 1,3% mensual, las expectativas de mayores suministros mundiales tras la retirada de los impuestos a la exportación en Argentina mejoró la oferta de trigo, la competencia en las exportaciones de maíz se intensificó y la cotización del arroz se mantuvo más estable. La organización de la ONU añadió que los precios de los productos lácteos bajaron el 1% mensual, especialmente por el retroceso de la leche en polvo.

Por el contrario, subieron el 2,1% los precios de los aceites vegetales por la soja y las dudas que suscita su producción en Brasil, y del 0,6 % en el caso del azúcar, ante los atrasos de la cosecha en ese mismo país debido a las fuertes precipitaciones y la reducción de la producción en países como la India, Tailandia y Sudáfrica.