Los centros de innovación de Mercedes Benz y BMW se instalarán en Portugal
Los centros de innovación de Mercedes Benz y BMW se instalarán en Portugal - ABC

Portugal pisa el acelerador de la inversión tecnológica

Lisboa arrebata de nuevo a España dos apuestas de grandes multinacionales: los centros de innovación de Mercedes Benz y BMW

Corresponsal en LisboaActualizado:

Desde que la Web Summit se asentó en Lisboa, la batalla tecnológica sopla con el viento a favor en Portugal, que le ha birlado ya cuantiosos negocios a España con su nuevo y atractivo perfil para las grandes empresas internacionales, incluida una tributación fiscal más ventajosa. Ahora es el sector del automóvil de alta gama el que se suma a esta tendencia gracias a la inauguración de sendos centros tecnológicos de Mercedes Benz y de BMW a orillas del Océano Atlántico.

Ambos edificios acaban de abrir sus puertas, pero es que además la segunda de estas firmas desembarca igualmente en Oporto, lo que confirma que la segunda ciudad del país vecino trata de seguir la estela de la capital en lo que a proyección tecnológica se refiere.

Estamos en el Hub Criativo do Beato, en la zona de Marvila, es decir, más allá del Museo Nacional del Azulejo y en pleno distrito artístico, como demuestra la galería Filomena Soares. Y ahí, en un espacio con más de 2.000 metros cuadrados, se alza la «criatura» de Mercedes Benz, junto a otros 8.000 metros cuadrados más, explotados por otras empresas. Varias décadas atrás, se trataba de un área con almacenes y arsenales militares, de modo que la reinvención es plena. Unos 130 empleados trabajan en el ahora denominado Digital Delivery Hub, que había anticipado la jugada en Second Home, todo un laboratorio de nuevas tendencias en Cais do Sodré.

Otra multinacional alemana, BMW, apuesta más que nunca por Lisboa. Ya tenía un «hogar» de estas características y ahora inaugura un centro de excelencia tecnológica denominado Critical TechWorks, ubicado en Entrecampos y que responde a su alianza con el grupo de ingeniería portugués Critical Software, surgido de la Universidad de Coimbra.

Por tanto, el mapa europeo de la innovación está cambiando a gran velocidad y Lisboa se ha posicionado fuerte. Mucho más cuando Mercedes Benz y BMW, que emplea a 600 personas en Lisboa y Oporto, toman el relevo de una iniciativa similar puesta en pie por Volkswagen.

Sin complacencia

El desarrollo de productos de alta tecnología se despliega así en todo su esplendor en la cuna del fado, reciclada para no sucumbir a la autocomplacencia. El vicepresidente del área electrónica de BMW, Christoph Grote, ha declarado alrededor de toda esta explosión: «Encontramos en Portugal personas competentes y perfeccionistas, con talento, mentalidad, personalidad y perseverencia».

De paso, la sinergia ha permitido a Critical Software crecer un 40% el último año, tal cual certifica su director gerente, Gonçalo Quadros, antes de puntualizar: «Llevamos 20 años afrontando los desafíos tecnológicos más exigentes. Ahora, en Lisboa, nuestro equipo puede continuar desarrollando soluciones innovadoras que ayudarán a definir industrias en todo el mundo».

Este centro de Entrecampos va a mejorar la ingeniería de software de BMW: movilidad, conducción autónoma, electrificación, análisis de datos, tecnología para vehículos conectados, producción y logística. Su refuerzo en la capital portuguesa llega en un momento en que su volumen global de ventas asciende a 2,49 millones de automóviles.

La red mundial de esta marca abarca ya 14 países, en lo que a edificios propios se refiere, pero las 30 fábricas que mantiene abiertas extienden su volumen de ventas a 140 países.