Juan Manuel Morales, director general del Grupo IFA
Juan Manuel Morales, director general del Grupo IFA - ABC
CONDIS, AHORRAMAS, DINOSOL...

Morales (IFA): «La red de supermercados en España es una de las más competitivas de Europa»

Juan Manuel Morales, director general del grupo IFA, destaca en una entrevista que el ecosistema de la distribución español es de «los más competitivos» de Europa

Actualizado:

Detrás de un gran gigante en el sector de la distribución como el grupo IFA -17.001 millones de euros de facturación en 2017 y 7.025 establecimientos abiertos- se encuentra una red de supermercados plenamente actuales y conectados con un cliente cercano al que llamar por su nombre. Estos establecimientos regionales -Condis, Ahorramas o Dinosol, entre los 34 asociados- basan su modelo de éxito en la proximidad, la calidad de los frescos y la variedad de un surtido que otorga capacidad de elección al consumidor. El director general de la central de compras y servicios IFA, Juan Manuel Morales, desgrana en una entrevista telefónica cuáles son los retos de uno de los sectores más competitivos dentro de la economía española y los riesgos a los que se enfrenta en los próximos meses por la inestabilidad política y los márgenes tan estrechos con los que opera.

¿Cómo cerró el Grupo IFA el año 2018?

Tenemos la junta en junio y los datos oficiales los revelaremos en esa fecha, pero puedo adelantar que vamos a tener un crecimiento en línea con los años anteriores, cuando avanzamos en torno al 5%. Mantendremos una línea de facturación elevada y similar.

¿Tenéis prevista una ralentización del consumo en los próximos meses?

Nos parecía que algunas de las medidas que se están tomando podían ralentizar el consumo, intuíamos que el mercado podía crecer un poco menos en los próximos meses por la inestabilidad política y generar menos confianza al consumidor. Sin embargo, el inicio de año no está siendo malo, no estamos notando la incertidumbre.

¿Cómo evolucionan las marcas propias del grupo IFA?

Estamos contentos, levantamos un proyecto hace ya cinco años que hoy tiene un valor de casi 600 millones de euros, pero nuestro foco no ha estado ni va a estar nunca en la marca de distribución. Creemos que tiene que haber verdadera capacidad de elección para el consumidor y por lo tanto, esto significa tener a su alcance un surtido muy profundo, amplio, variado y con marcas de fabricante. Nuestro proyecto asegura calidad de producto y competitividad; estamos contentos, pero la marca propia no es un fin en sí mismo, es un complemento.

«El inicio de año no está siendo malo, no estamos notando la incertidumbre»

¿Son muy bajos los precios de los alimentos en los supermercados de España?

No es que tengan un precio muy bajo, lo que tienen es un precio muy competitivo. España es uno de los mercados más competitivos de Europa y eso redunda en una ventaja definitiva para el consumidor. Esto se deriva fundamentalmente de que en España se da un sistema de «retail» prácticamente único en Europa con una red de cadenas de supermercados regionales que suponen el 40% de la superficie de la distribución, que prácticamente no existe en ningún otro país de Europa. A esto se suman los competidores nacionales -algunos de ellos son líderes y han hecho las cosas muy bien - y los «retailers» internacionales como son las cadenas de hipermercados o de «hard discount». Todo este ecosistema ha producido que la red de supermercados en España sea una de las más competitivas de Europa. No es tanto un tema de que los precios sean bajos, sino de que las empresas tienen que afilar el lápiz, ser hipercompetitivas y ajustar sus costes para poder dar al consumidor una ecuación de precio y calidad que en estos momentos es muy superior a la que hay en otros países de Europea.

¿Cuáles son los retos actuales para el sector de la distribución?

Evidentemente, hay retos relacionados con el factor demográfico que van a hacer que los negocios tengan que virar hacia un segmento de la población de más edad y a la vez hay una tendencia clarísima hacia los hábitos saludables, que sin duda también está muy conectada con el factor demográfico. En tercer lugar, hay una transformación digital evidente y patente que no acaba solo en el comercio electrónico - que tiene poca repercusión hoy en el mercado-, pero que afectará a todo lo demás, a cómo la gente va a comprar y a la omnicanalidad que tan de moda está. En ese aspecto, te diría que los principales retos que tiene la distribución, en concreto el grupo IFA, es atender a estas tres cosas. Nuestro grupo ofrece una proximidad con 6.000 puntos de venta en España y es incomparable con otros operadores: nuestros clientes van a pie y somos más sostenibles. La transformación digital, atendiendo a la proximidad y a la variedad de productos que tenemos en nuestras tiendas, hace que tengamos que estar atentos y por supuesto, ofrecer omnicanalidad a nuestros clientes, pero el hecho de estar muy cerquita y el tener un supermercado casi en la puerta de casa nos ayuda a ello.

«En nuestros supermercados tenemos la ventaja de conocer a los consumidores por su nombre»

¿En IFA ya se aplica el análisis de datos a diferentes procesos?

En IFA aplicamos el análisis de datos a dos niveles. Por un lado, los datos que nosotros tenemos dentro de lo que es nuestra central de compras y servicios y por otro, cada uno de nuestros asociados también en mayor o menos desarrollo están evolucionando en todo lo que es el análisis del dato. Los datos siempre han existido, antes procedían de los comentarios de los clientes con el pescadero o el carnicero. Analizar los datos está bien siempre y cuando sepas qué hacer con ellos. Estamos preparados para la transformación digital, siempre hay que hacer las cosas mejor, pero tenemos la ventaja competitiva de que conocemos a los consumidores por su nombre y sabemos lo que compran, la cantidad y el tiempo que pasan en nuestras tiendas y los algoritmos van a tener difícil deducir toda esta información.

¿Tiene futuro la venta online en alimentación?

Considero que tiene futuro la omnicanalidad ya que la venta online en España pesa lo que pesa, es decir, alrededor del 1%. Esto significa que el 99% del mercado no está dentro del modelo online. Creo firmemente que va a haber modelos híbridos que tendrán posiblemente más éxito que la venta online pura. Es decir, poder hacer la compra desde casa y recogerla es una opción más razonable y sostenible que la entrega a domicilio, ya que esta puede ser una seria amenaza para las ciudades por problemas como el aumento del tráfico, el recorrido de la última milla y la contaminación por el elevado nivel de entregas y repartos. Nuestras tiendas y asociados tienen un plus de sostenibilidad porque la entrega se hace de forma diaria y de una sola vez.

¿Contáis con medidas enfocadas a proteger el medio ambiente?

Nuestros socios llevan años desarrollando temas de sostenibilidad, de movilidad eléctrica, de autoconsumo y de aprovechamiento de otras fuentes de energía como la solar. Llevamos mucho tiempo haciendo muchas cosas que se desconocen a nivel nacional, pero que a nivel regional son muy conocidas. Por ello, uno de los objetivos que tenemos en los próximos meses es poner en valor todo lo que hacemos. El acuerdo reciente que hemos cerrado con Nissan para fomentar la movilidad eléctrica con la instalación de cargadores en los aparcamientos de nuestras tiendas es una de las primeras iniciativas de ámbito nacional que estamos desarrollando.

«Creo firmemente que va a haber modelos híbridos que tendrán posiblemente más éxito que la venta online pura»

¿Qué aporta IFA a sus socios?

Básicamente, lo definiría con una palabra: competitividad. Una de las razones por las cuales España tiene este ecosistema único en Europa que beneficia al consumidor se debe a que las empresas de IFA son líderes regionales. Se trata de compañías de toda la vida, muy pegadas a la tierra, comprometidas con los proveedores locales, con el kilómetro cero, con sus enseñas locales e IFA les da una competitividad desde el punto de vista de agrupación no solo de compras sino también de servicios, que de otra manera no tendrían. Seguramente, sin esta ayuda el negocio local no podría haber competido con los grandes distribuidores en estos últimos años.

¿Tenéis previsto incorporar a algún socio más?

Nosotros siempre estamos abiertos a tener nuevos amigos con una condición y es que sean negocios y compañías similares y coherentes con nuestro modelo. No incorporamos empresas por el hecho de que sean grandes o pequeñas, sino que lo hacemos porque tengan la misma visión de negocio, la misma estrategia y el mismo convencimiento que las nuestras: productos frescos, capilaridad, variedad en el surtido, apuesta por la marca del fabricante, sostenibilidad y que sean empresas familiares. Estas condiciones también las hemos adaptado a nuestra central internacional española creada desde España con socios de otros países como el portugués Sonae o el italiano Gruppo VéGé.

¿Qué valor añadido otorgan estos grupos internacionales que han sido incorporados en los últimos años?

Juntos hemos constituido un clúster de distribución en el sur de Europa que no existía y que hoy supone un total de 23.000 millones de euros de facturación y que le da a las marcas y a los consumidores un parque de 10.000 establecimientos. Es una oportunidad para los fabricantes en el sentido de poder hacer cosas de forma conjunta en varios países y en organizaciones libres. Por otro lado, nos da un intercambio de buenas prácticas, el aprender los unos de los otros, el entender la razón de que unos mercados funcionen de una manera y otros de otra. También esa parte que a veces no es fácil de cuantificar económicamente y que resulta de mezclar tres culturas tan potentes y tan importantes como la portuguesa, la italiana y la española. La verdad es que estamos bien avenidos, contentos, felices y trabajando por nuestras empresas y en colaboración con los fabricantes.

«No incorporamos empresas por el hecho de que sean grandes o pequeñas, sino que lo hacemos porque tengan la misma visión de negocio»

¿Cúales son los riesgos que encaran IFA y el sector?

Tenemos que ser muy estratégicos y tener una visión de largo plazo en un sector que se va a enfrentar a un cambio demográfico importante en un plazo de 10 años. Creo que eso hace que existan empresas de grandes superficies que están buscando la proximidad, donde nosotros hace ya años que estamos. Tenemos claro que hay que mejorar la experiencia de compra en nuestras tiendas para que seamos más relevantes y el consumidor encuentre no solo productos, sino la experiencia de compra y complementar canales digitales que seguro que van a progresar. El principal reto que tiene el sector de la distribución son los márgenes tan estrechos con los que opera y dejarse arrastrar por los modelos de «hard discount» ya que la competitividad en precios nos puede llevar a situaciones complejas. Hay que conseguir una ecuación equilibrada entre la calidad y el precio porque siempre hay alguien que puede vender más barato que tú. En grupo IFA somos fuertes, sabemos hacia dónde vamos y tenemos una ventaja clara: nuestros empresarios y nuestras empresas familiares están para quedarse, no tienen una visión a un año, tienen una visión a largo plazo. Evidentemente, competimos en un sector muy duro pero para preservar su salud tenemos que mantener esta relación entre calidad y precio y tratar de competir como siempre lo hemos hecho.