Isabel B Permuy

Las dudas de la banca complican la oferta de Fridman sobre Dia

Amenaza con convertir la deuda en acciones si la opa del inversor ruso sale adelante

MadridActualizado:

Los días pasan y el futuro de Dia continúa siendo incierto. La compañía, en situación de «quiebra técnica» al contar con unos fondos propios negativos de 98 millones de euros, tiene en la junta de accionistas del 20 de marzo una cita clave para tratar de evitar su disolución. Para ello, los accionistas deberán elegir entre el plan del consejo de administración -que se reúne este jueves-, con una ampliación de capital por 600 millones, o el de Mikhail Fridman, máximo accionista con el 29% del capital. El magnate ruso lanzó a través de su fondo Letterone una opa voluntaria sobre la compañía por 0,67 euros la acción, cuyo éxito dependerá de que consiga al menos el 50% que no posee. De salir adelante, propondrá una ampliación de capital por 500 millones.

Pero en los planes de Fridman la banca tiene mucho que decir. Dia arrastra una deuda de 1.451 millones y la banca solo tiene un acuerdo de financiación con el consejo actual: hasta el 31 de mayo por 896 millones y de 765 millones hasta 2023 si la ampliación del consejo sale adelante. Por ello, el consejero delegado, Borja de la Cierva, que estuvo en Londres y Nueva York estos días presentando su plan ante inversores, anunciará la postura del consejo sobre la oferta de Letterone en los próximos días.

La letra pequeña del acuerdo con los bancos establece que este se rompería de cambiar de propietario la compañía. Así, Fridman trata por todos los medios de llegar a un acuerdo con los 12 acreedores. Sin embargo, su intención de no destinar un euro a resolver la deuda con los bancos hasta 2022 y que la banca reduzca los tipos de interés cuenta con el total rechazo de los acreedores. De hecho, estos ya le han hecho saber al ruso que si su opa prospera sin llegar a un acuerdo con ellos, convertiría la deuda en capital. De esta manera, los bancos se harían con el control de Dia y diluirían la participación de Letterone sobre la cadena de supermercados.

Así, fuentes del mercado aseguran que sin pacto con la banca es la opa es inviable. A esto se añadirían los plazos limitados de la operación, que se iría como pronto a junio y antes del 20 de mayo la empresa entraría en concurso sin ese acuerdo previo con los bancos.

Una de las soluciones para desbloquear la situación sería que Fridman aportara un crédito participativo de 100 millones que evitaría la disolución de Dia. Fuentes financieras explican que si llegara a producirse este hecho, el consejo de Dia no tendría problemas en retrasar la junta de accionistas. Aun así, las fuentes dicen que Fridman no contempla pagar más dinero sin tener antes el control de la compañía.

El ERE sigue adelante

Mientras, Dia inició hace una semana las negociaciones con los sindicatos sobre el ERE, que supone el despido de hasta 2.100 trabajadores en España. Según ha podido saber ABC, la próxima cita entre empresa y sindicatos será el 4 de marzo. Además, la cadena trata de disminuir el impacto del número de despidos mediante la venta de tiendas.