La oferta va sobre el 71% que no posee todavía el magnate ruso Mijael Fridman quien se compromete a rescatar Dia
La oferta va sobre el 71% que no posee todavía el magnate ruso Mijael Fridman quien se compromete a rescatar Dia - ISABEL PERMUY

Fridman mueve ficha y lanza su opa sobre Dia por 296 millones

El magnate ruso, con un 29,1% del capital, propone una ampliación de 500 millones de euros

MadridActualizado:

Había dudas sobre los movimientos que realizaría Mikhail Fridman en torno a la cadena de supermercados Dia, de la cual cuenta con el 29,1% de las acciones, pero todas estas se disiparon ayer. El magnate ruso movió por fin ficha a través de su fondo Letterone y lanzó su opa sobre el 100% de Dia a un precio de 0,67 euros por acción, por lo que la cantidad total que desembolsaría sería de algo más de 296 millones de euros. Además, anuncia una ampliación de capital alternativa a la planteada por el actual consejo de administración por 500 millones de euros y retirarla de la Bolsa. Tras el anuncio, las acciones de la compañía se revalorizaron un 63%, hasta llegar a los 0,70 euros por acción.

El precio de la oferta es significativamente menor que los 3,73 euros por acción que pagó en el último paquete adquirido el pasado mes de octubre. Según la Ley de opas, no se permite que la CNMV acepte que una sociedad lance una oferta por un valor menor a una compra realizada en esa empresa hasta que no pasen 12 meses.

Sin embargo, Letterone se acoge a que su oferta no es de carácter obligatoria sino voluntaria, por lo que según establece la ley, la CNMV puede aceptar la opa «cuando el control se haya alcanzado tras una oferta voluntaria por la totalidad de los valores» o «que haya sido aceptada por titulares de valores que representen al menos el 50% de los derechos de voto a los que se hubiera dirigido, excluyendo del cómputo los que ya obraran en poder del oferente y los que correspondan a accionistas que hubieran alcanzado algún acuerdo con el oferente relativo a la oferta». Por lo tanto, Fridman necesita sumar algo más del 35% del capital de Dia para que sus planes salgan adelante.

Un futuro incierto

El movimiento de Fridman no es casual. Las diferencias que el magnate ruso mantiene con el consejo de administración de la compañía desde hace meses han sido continuas, más cuando la cadena entró en una crisis el pasado mes de octubre tras anunciar un recorte de beneficios. El pasado año, Dia perdió el 90% de su valor bursátil, cambió dos veces de consejero delegado y remodeló por completo su consejo.

Tales fueron las diferencias entre las dos partes que Letterone, a pesar de ser el máximo accionista, sacó de su consejo de admnistración a todos sus representantes. Las negociaciones con la banca de la compañía para refinanciar su deuda, que asciende a más de 1.800 millones de euros, fue el principal motivo. Las entidades acreedoras pedían como condición indispensable que la cadena realizara una ampliación de capital por 600 millones de euros, un hecho que estaba a la espera de aprobarse en la próxima junta de accionistas, programada para marzo.

Sin embargo, Fridman no estaba conforme con las condiciones de la banca. Ahora, trata de evitar la aprobación de dicha ampliación mediante esta opa. De producirse, el futuro de la compañía estaría en el aire, ya que a finales del año pasado la compañía acordó la refinanciación de 896 millones de su deuda. Un balón de oxígeno hasta el 31 de mayo, fecha de vencimiento, pero que estaba supeditado a la ampliación de capital. Según Letterone, esta ampliación «no aborda los desafíos estratégicos, de liderazgo y de estructura de capital fundamentales a los que se enfrenta Dia, y expone a los accionistas de la cadena de supermercados al riesgo de una dilución significativa sin una estructura de capital viable a largo plazo».

Pero entre los planes de Fridman también entra una ampliación de capital alternativa a la propuesta por un valor de 500 millones de euros. Esta ampliación está supeditada además a que la compañía llegue a un acuerdo con la banca a largo plazo. Además, Letterone explica que tiene un plan basado en seis pilares: una nueva propuesta de valor comercial; reajuste de precios y promociones; una estrategia de red de tiendas adecuada; reclutar nuevo liderazgo y desarrollar el talento interno; mejorar la ejecución de operaciones minoristas; e invertir en la marca y en marketing.