Una cosechadora deposita leguminosas en la tolva de un tractor
Una cosechadora deposita leguminosas en la tolva de un tractor - EFE
Impacto de las políticas europeas en el medio rural

El campo español se juega su futuro en los comicios europeos

Un Brexit sin acuerdo y un bloqueo a las últimas propuestas de la PAC en la Eurocámara serían muy perjudiciales

MadridActualizado:

El próximo domingo los españoles depositarán sus papeletas para elegir a sus representantes, no solo para los ayuntamientos y las comunidades autónomas, sino para el Parlamento Europeo. Los comicios a la Eurocámara, que habían ido perdiendo paulatinamente el interés ciudadano vuelven a cobrar protagonismo por el auge de nuevos partidos y el Brexit, que debido a su falta de acuerdo el Reino Unido debe concurrir a los mismos.

Muchas de estas formaciones, de marcado carácter antieuropeístas, proclaman sin tapujos que quieren acabar con el modelo de Unión Europea que todos conocemos. La crisis migratoria que azota al Viejo Continente se ha sumado también al debate con fuerza, por lo que los españoles y el resto de europeos se juegan mucho en estas elecciones.

El modelo de Política Agrícola Común (PAC) que todos conocemos podría verse alterado. Actualmente, la UE destina un 37,8% de su presupuesto a agricultura y ganadería, muy lejos del 66% que tenía a principios de los 80. Esta cantidad podría reducirse aún más tras la marcha del Reino Unido, un asunto nada baladí para el campo español. La Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja) ha organizado recientemente unas jornadas sobre el impacto de las políticas europeas en el medio rural con los principales partidos políticos, con la excepción del PSOE.

El asunto que creó mayor disparidad entre los ponentes fue el modelo de Europa que queremos. Esther Herranz, eurodiputada del Partido Popular y una de las ponentes de la actual propuesta de la PAC, se mostró como una europeísta convencida: «Creo en este proyecto, que aunque tiene defectos se pueden subsanar» con diálogo por parte de todos. A su juicio, «no apostar por Europa es un suicidio» y alertó de que si la propuesta de la PAC, que debe ser ratificada por el Parlamento Europeo, es rechazada, será necesario empezar de nuevo y no habrá un consenso hasta el 2025, lo que bloquearía cuantiosas «ayudas al desarrollo rural».

Gracias a la PAC –dijo– «tenemos los mejores alimentos, los más seguros y los más respetuosos con el medio ambiente, y esto hay que explicárselo al ciudadano». Herranz afirma que todo esto solo le cuesta 20 céntimos diarios a cada europeo.

Más peso de los Estados

La visión del número uno de Vox a la Eurocámara, Jorge Buxadé, es absolutamente divergente, ya que cree que los Estados tienen que tener más peso. «No queremos los Estados Unidos de Europa. Apostamos por un modelo comunitario que defienda los intereses de los españoles, de su campo y del mundo rural».

La senadora de Unidas Podemos Vanessa Angustia Gómez discrepa también del modelo actual que impera en la Comisión. «Es necesario alejarse de la política de los mercados que ha abandonado a agricultores y ganaderos» e ir hacia una PAC más cercana a organizaciones y trabajadores.

Jordi Cañas, candidato en el puesto seis al Parlamento Europeo, cree que se debe apostar por una Europa fuerte que haga frente a otras grandes potencias mundiales como EE.UU, China o la India, pero no dejando de lado a los Estados miembros. «España tiene que liderar, tener voz. No se pueden tomar decisiones de espaldas a los intereses de los españoles». Asegura que «la agricultura debe estar prestigiada, pero debe ser rentable».

Mayor dotación para la PAC

Más coincidencia hubo en la cuestión sobre el marco financiero de la UE. Todos convienen en que se debe de dotar de más recursos a la PAC. Herranz criticó a la ministra de Economía, Nadia Calviño, por recortar un 15% las ayudas a la PAC cuando era directora general de Presupuestos de la CE. Con todo, cree que hay que seguir peleando, ya que los Estados pueden dedicar un 1% del PIB a agricultura y ganadería. Estima que todavía hay un margen para conseguir 47.500 millones.

Buxadé criticó que ayudas de la PAC al Segundo Pilar (desarrollo rural) se reduzcan y se destinen a proyectos globales, como el feminismo radical, o de ámbito urbano. Cañas, por su parte, aboga por mejores negociaciones y vigilar que no se escapen ayudas y fondos.

Para Unidas Podemos el problema no es la financiación, sino el uso que se hace de determinados fondos, por lo que aboga por reorientar las prioridades de gasto. «Juncker recorta en agricultura y destina esa misma cantidad a Defensa», dijo Angustia Gómez, que afirma que el sector público se debe implicar más para que el agricultor no dependa de los bancos.

Respecto al Brexit se muestra totalmente contraria a que tengan que ser el productor quien pague la salida del Reino Unido de la UE. Herranz tampoco cree que sea el agricultor quien tenga que salir damnificado. «Si hay que destinar el 1,5% del PIB habrá que hacerlo».

Cañas ha criticado a los partidos eurófobos que han provocado esta situación por mentir a sus ciudadanos y cree que la salida de Gran Bretaña tendrá consecuencias negativas, no solo para los británicos, sino para el resto de europeos, incluidos los españoles.

Ayudas fiscales, reducción del IRPF y plusvalías, así como planes para recuperar a mujeres y jóvenes, son las principales recetas para prevenir la despoblación

Buxadé propone prescindir de políticas sociales que pueden ser asumidas por los Estados y no recortar de la PAC. El número uno de Vox a las europeas aboga por que sea el agricultor quien reciba las ayudas directas y se mostró en contra de la regresividad de las ayudas, por lo que estima que quien más produce debe recibir más.

A su juicio, las personas del campo son los mayores garantes del medio ambiente y del mundo rural, en contra de la imagen que falsamente están dando ecologistas y animalistas.

En cuanto al problema de la despoblación, Angustia Gómez propone un modelo de futuro sostenible que respete el clima y el medio ambiente. «Es necesario poner en valor el mundo rural y recuperar para esta actividad a mujeres y jóvenes». Para ello la senadora de Unidas Podemos propone destinar el 30% de lo presupuestado por la PAC. Jordi Cañas sugiere una reducción del IRPF del 60% en los municipios en riesgo de despoblación y ayudas para mujeres y jóvenes, así como conectividad digital.

Vox es partidario de un plan Renove de maquinaria agrícola, potenciar la FP del campo, beneficiar la fiscalidad de las familias numerosas y eliminar plusvalías y el impuesto de donaciones.

Por su parte Esther Herranz afirma que la despoblación no debe pagarla la PAC, ya que es una responsabilidad nacional, al igual que la política migratoria. Los agricultores deben tener ayudas y bajadas de impuestos, en especial en lo que respecta a gastos en energía (luz) y pago por el agua que usan para sus explotaciones.