El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), José Luis Escrivá
El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), José Luis Escrivá - EFE

La Airef crítica que Hacienda suavice la regla de gasto para las comunidades antes de las elecciones

La Autoridad Fiscal denuncia que la mayor parte de regiones incumplirán este limite en 2018

Actualizado:

Las arcas públicas autonómicas son las más sensibles a la coyuntura económica de forma que cuando la recesión azotó a la actividad, sus números rojos se dispararon, pero ahora han mejorado su situación considerablemente. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal estima que este año sólo tres comunidades incumplirán el objetivo de déficit, del 0,4% del PIB: Murcia (su cumplimiento es muy improbable), Comunidad Valenciana y Extremadura (ambas, con un improbable de calificación).

Sin embargo el riesgo a ojos de la Airef traslada a otro foco: la mayoría de las comunidades incumplirán la regla de gasto en 2018, el tope que limita el aumento del desembolso a una tasa ligada al crecimiento potencial de la economía. Este año es del 2,4% y la institución estima que el desembolso autonómico crecerá en el entorno del 3%.

Por ello, la Airef crítica que Hacienda haya suavizado en los Presupuestos este limite para que las comunidades puedan gastarse su superávit en inversiones financieramente sostenibles, con mayor manga ancha que los ayuntamientos. Ello puede provocar que comunidades con alta deuda y una situación delicada ante los proveedores, si logran superávit, puedan gastárselo íntegramente. Todo ello, a un año de las elecciones regionales de 2019.

Trece regiones incumplirán la regla de gasto a ojos del Gobierno: Madrid, Andalucía y Baleares tienen riesgo alto de incumplimiento, que pasa a moderado en Cataluña, País Vasco, Comunidad Valenciana, Galicia, Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Extremadura, Murcia y Navarra. Ello también demuestra que los objetivos de déficit y gasto corren independientes sin coordinación alguna.

Sólo Baleares y Canarias tuvieron superávit en 2017 y cumplieron la regla de gasto, requisitos que se exige en principio para destinar los 400 millones de excedente que cosecharon a inversiones financieramente sostenibles. No obstante, si Hacienda lo autoriza, incluso incumpliéndose la regla de gasto las regiones con superávit podrían invertirlo, lo que puede beneficiar a País Vasco y Navarra este año. Para 2018 se espera que más regiones tengan superávit, por lo que el organismo teme una relajación general a medio plazo.

La Airef lamenta que no se tenga en cuenta el nivel de deuda de las comunidades. Once comunidades tienen riesgos medios o muy altos de sostenibilidad financiera (Baleares entre ellas, junto a Cataluña, Valencia, Murcia, Castilla-La Mancha, Extremadura y Andalucía). A los ayuntamientos se les exige que además reduzcan su deuda con proveedores antes que hacer uso de esta flexibilización, lo que a las comunidades no se le pide