Torres de control de Cuatro Vientos (Madrid)
Torres de control de Cuatro Vientos (Madrid) - ISABEL PERMUY

Las aerolíneas piden al Gobierno privatizar las torres de control

El sector cree que una regulación comunitaria limitaría las emisiones de CO2

MadridActualizado:

La privatización de las torres de control que todavía se encuentran en manos del Estado va a ser una de los caballos de batalla de las aerolíneas durante la próxima legislatura. Así quedó patente ayer, cuando el presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), Javier Gándara, pidió en la asamblea de la organización un «segundo paso en la liberalización de las torres de control» al próximo Ejecutivo.

El Gobierno de Zapatero inició este proceso en 2011, tras la huelga de controladores aéreos vivida a finales del año anterior. Un total de 11 torres de control pasaron a manos privadas, pero las que controlan el tráfico aéreo de los grandes aeropuertos se mantuvieron en manos del Estado.

Ahora el sector aéreo reclama que el próximo Gobierno realice «un esfuerzo decidido y valiente» en este ámbito para «mejorar el espacio aéreo». La reivindicación de las aerolíneas cuenta con el apoyo de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y la CEOE, que en un informe adelantado por este periódico denunció la «ineficiencia» de los controladores españoles.

El sector aéreo va en esta misma dirección y denuncia que los retrasos se duplicaron el año pasado en Europa por las huelgas de controladores europeos. El gremio, sin embargo, ha defendido que sus huelgas son legítimas y ha responsabilizado a las aerolíneas y a su falta de capacidad del incremento de los retrasos.

La liberalización de las torres de control no es, sin embargo, la única reivindicación del sector aéreo. Gándara también recordó ayer que en 2021 vence el Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA), que recoge las tasas aeroportuarias que tienen que abonar estas compañías a AENA por utilizar sus aeropuertos, y abogó porque se elabore otro documento de similares características para «ofrecer certidumbre», a la industria. Además, el presidente de ALA pidió acabar con la fragmentación del Cielo Único Europeo, que según la organización provoca que se emitan diez millones de toneladas adicionales de CO2 al año en el Viejo Continente.

Fue un mensaje replicado por el director general de Aviación Civil, Raúl Medina, que tomó la palabra para destacar los «avances» de la Comisión Europea en esta materia. Asimismo, Medina, que también preside la Organización para la Navegación Aérea Europea Eurocontrol, explicó las líneas maestras del último informe publicado por Bruselas sobre esta materia, que aboga por una visión más centralizada de la red, la implantación de un «Cielo Único digital», la importancia del factor humano como supervisor del nuevo ecosistema tecnológico y una mayor simplicidad en el mercado regulatorio.