Torre de control situada en el aeropuerto de Palma de Mallorca
Torre de control situada en el aeropuerto de Palma de Mallorca - EFE

Aena activa su plan inmobiliario en Palma, Málaga, Valencia y Sevilla

El gestor contratará una consultora para desarrollar el suelo de estos aeropuertos

MadridActualizado:

Aena tiene previsto convertirse en los próximos años en el mayor promotor de España. Tras perfilar el desarrollo de los terrenos adyacentes a los aeropuertos de Madrid-Barajas Adolfo Suárez y Barcelona-El Prat Josep Tarradellas, el gestor aeroportuario ha puesto en marcha otros cuatro megaproyectos inmobiliarios en los aeropuertos de Palma de Mallorca, Málaga, Valencia y Sevilla.

El gestor aeroportuario ya ha licitado la contratación de un consultor con el que decidirá los usos que se otorgarán al suelo que posee en las inmediaciones de estos cuatro aeropuertos. Según fuentes de AENA, una vez resuelta esta adjudicación -que se cerrará en breve- la compañía pública y su nuevo socio privado identificarán qué terrenos son «potencialmente comercializables» y planificarán un desarrollo de los mismos que «posibilite maximizar el atractivo de estos terrenos y activos para futuros usuarios, potenciales inversores y fuentes de financiación».

Este proceso se realizará a lo largo de un año entero, según las previsiones de la propia empresa. La intención de Aena es dedicar los seis primeros meses a los desarrollos imobiliarios del aeropuerto de Palma de Mallorca y de Málaga-Costa del Sol y los seis últimos al de Sevilla-San Pablo y Valencia.

Después comenzarán a implantarse estas actividades, un proceso en el que también estará presente la consultora contratada por Aena. De hecho, esta firma también colaborará en el diseño de la estrategia comercial que definirá aspectos como las rentas que se obtendrán por estos terrenos. El presidente de la empresa, Maurici Lucena, ya dejó caer en la junta de accionistas del grupo que estudiaban desarrollar los terrenos que poseían en Palma, Málaga, Valencia y Sevilla. Además, también explicó que AENA no tiene intención de vender este suelo.

Madrid y Barcelona

Estos proyectos se unen a los presentados por la compañía pública en las inmediaciones de Barajas y El Prat, donde Aena ha planteado la construcción de oficinas, hoteles y polos logísticos. En la capital, la compañía pública tiene previsto desarrollar hasta un máximo de 2,2 millones de metros cuadrados mediante la ocupación de 349 hectáreas netas. Mientras, el plan inmobiliario de Barcelona-El Prat abarca un máximo de 1,1 millones de nuevos metros cuadrados edificables mediante la ocupación de cerca de 200 hectáreas netas.

En un principio, la compañía pública había planteado que estos dos faraónicos proyectos ocuparan un total de 622 hectáreas, pero tras las valoraciones realizadas por los expertos contratados en estos casos, el gestor aeroportuario ha reducido esta extensión hasta 549 hectáreas.

El negocio inmobiliario constituye uno de los ejes del plan estratégico 2018-2021 de Aena, que está realizando una fuerte apuesta por las actividades ajenas a la aeronáutica, responsable de dos tercios de su facturación. El otro segmento beneficiado por esta tendencia es el comercial, que reportó a la compañía en el primer trimestre 249 millones de euros, un 13,2% más.

El sector privado ha acogido con entusiasmo las inversiones realizadas en este ámbito por el gestor aeroportuario. Especialmente positiva ha sido la respuesta del sector logístico, que ve en el desarrollo de estos terrenos una oportunidad para aprovechar el negocio que está generando el comercio electrónico. Además, un número muy amplio de compañías está estudiando la posibilidad de colaborar con el gestor aeroportuario en el desarrollo final de estos planes, planteados a largo plazo. Por el momento, Aena ha contratado los servicios de un despacho de abogados (Garrigues) y una consultora (Deloitte) para perfilar el desarrollo inmobiliario de estos terrenos.

Queda por ver si este interés se replica en los aeropuertos de Palma, Málaga, Valencia y Sevilla, cuatro infraestructuras por las que el año pasado pasaron más de 62,25 millones de pasajeros. Casi un cuarto de la cifra total de viajeros de la red de aeropuertos de AENA.