ABC

El aceite de oliva mira a Asia para frenar el parón del consumo interno

Aumenta el consumo del aceite de girasol en España por los elevados  precios del «oro líquido»

Actualizado:

El oro líquido de nuestra economía busca nuevos destinos. El aceite de oliva mira al mercado asiático para expandirse, mientras contempla cómo el negocio y el consumo interno se estanca, e incluso decrece. No es un capricho de los compradores. El aumento del precio del aceite influye mucho en un sector milenario y con profundas raíces en nuestra cultura. Pero esto parece no ser suficiente a la hora de seguir creciendo. Según datos del Consejo Oleícola Internacional (COI), en la pasada campaña (2017-18) el consumo de este preciado alimento bajó un 13% con respecto al promedio de las cinco anteriores. Y los datos de la consultora Nielsen indican que el aceite de oliva vendido en el canal alimentación bajó un 6,7% en 2017, año que cerró con un aumento de precio del 5,5%. Y esta parece ser la tendencia.

«El consumidor español muestra una gran hipersensibilidad al precio, interiorizada de los tiempos de crisis, y está ojo avizor a los cambios de precio. Muchos compradores acuden al establecimiento con un presupuesto ajustado, el 44% así lo afirma, y por tanto los pequeños lujos que se permita serán en alimentos o bebidas que le ofrezcan un valor añadido o una experiencia diferente, pero no en básicos», como es el aceite, explica Marta Vázquez, Consultant de Nielsen.

España acapara el 44% de la producción de aceite de oliva de todo el planeta

El pasado año, según esta consultora, el litro de aceite de virgen y virgen extra alcanzó los 4,56 euros y el de oliva suave e intenso los 3,92 euros. Eso hizo que el consumidor se inclinara por el aceite de girasol (a poco más de un euro el litro), que entró en un 5,5% de nuevos hogares. «Los aceites de oliva en los últimos dos años han tenido unos precios elevados en origen por circunstancias de disponibilidad, cosechas no muy buenas y más cortas. A partir de febrero de 2018, empezaron a bajar, incluso podemos ver ya en supermercados ofertas por debajo de 3,50 euros el litro. Ahora a finales de campaña se están produciendo los últimos ajustes. También las ventas se está recuperando a lo largo de este año (cayeron un 10% en 2017). Mientras tanto el precio del aceite de girasol ha estado relativamente bajo y asequible», cuentan fuentes de Anierac (Asociación Nacional de Industriales Envasadores y Refinadores de Aceites Comestibles ).

El envejecimiento de la población podría acrecentar el fenómeno. «Cada vez —dice Vázquez— habrá más compradores que vayan al establecimiento y paguen con la pensión y no con la nómina, por lo que se corre el riesgo de que se perpetúe el trasvase de aceite a opciones más económicas cuando el gap de precio entre oliva y girasol se ensanche».

El de girasol ya supone 40% del volumen de aceite que se consume en España, apunta Pierluigi Tossato, presidente de la empresa aceitera Deoleo. Para el consumidor el precio manda, sin duda, como también lo demuestra el hecho de que el 65% de las ventas de aceite de oliva son bajo marca blanca. «Baja la calidad en un mercado que vende por precio y volumen. Somos líderes en cantidad y no en calidad», opina Tossato. «Competir en precio es una batalla perdida porque los aceites de semillas son cinco veces más baratos», insiste.

Pero, más que los precios, que influyen en el consumo en determinados momentos, hay una razón de mayor peso que explica el descenso del consumo de aceite de oliva en los últimos años en España, precisamente el primer productor del mundo (con el 44% del total producido en el mundo). Por muy arraigado que este alimento está en nuestra cultura y en la dieta mediterránea, «el estilo de vida ha cambiado: se come más fuera de casa y menos dentro. Por eso el consumo per cápita de aceite de oliva ha disminuido», explica Teresa Pérez, gerente de la Interprofesional del Aceite de Oliva Español, una entidad que promociona el consumo de los Aceites de Oliva de España en todo el mundo y está integrada por olivareros, cooperativas, industrias, envasadores y exportadores.

Dentro de los nuevos hábitos de consumo influye también la preocupación por lo saludable, una cuestión que para el mercado del aceite tiene dos caras como explican desde Anierac: «La reducción de grasas de la dieta supone reducir el consumo de aceite y pero si buscar lo saludable y tienes que elegir vas al de oliva».

Por estos motivo, un estudio de la Unión Europea ya previó que todos los países productores (Grecia, Portugal, Italia y España) iban a sufrir una contracción en sus mercados internos, que serían además incapaces de absorber los excedentes de mercado. Hay que tener en cuenta que el olivar español ha evolucionado muchísimo en la última década: se han realizado grandes inversiones, con nuevas plantaciones, más eficientes... Ello ha dado lugar a que se produzca más aceite de oliva. «La producción media es de 1,3 millones de toneladas por campaña. En la campaña 2013-14 batimos récord con 1,780 millones. Y se prevé que alcanzaremos los dos millones de toneladas. Hay que absorber el incremento de producciones», asegura Teresa Pérez.

Se ha puesto en marcha una gran campaña de promoción en nueve países

Y como el mercado interno parece haber tocado techo, es un mercado maduro con muy poco margen de crecimiento, se trabaja desde hace años en promocionar el oro líquido en mercados exteriores. Hoy exportamos el 65% del aceite de oliva que se produce en los campos españoles. Por esta vía se han conseguido grandes resultados: «Hemos ampliado mucho la cuota de mercado en Estados Unidos (de 20 a un 40% de cuota de mercado) y Japón (de un 40 a un 60 de cuota de mercado), donde somos líderes. En China tenemos la supremacía absoluta y hemos duplicado la cuota».

El gigante asiático es un candidato idóneo para absorber la producción de aceite de oliva española que no queremos aquí. «El consumo per cápita anual de un consumidor chino es de 35 gramos (apenas una cucharada), es decir, el equivalente a lo que consume un español al día. Con poco que consigamos incentivar el consumo lograremos dar salida de producciones al mercado». De ahí la fuerte campaña que se está poniendo en marcha en China, la más ambicionas que Aceites de Oliva de España ha lanzado en el mercado asiático. Dotada de un presupuesto de 7,2 millones de euros, cuenta con la cofinanciación del 80% de la Unión Europea.

El consumo de aceites de oliva en Extremo Oriente (China, Corea del Sur, Taiwán y Japón) se ha multiplicado en las últimas décadas. En 2000 España exportó 12.000 toneladas. En 2017 las ventas se habían multiplicado por seis hasta alcanzar las 74,385 toneladas. En estos mercados parece que también hay que realizar un trabajo pedagico, cultural, como apunta Teresa Pérez. «En Asia asocian el aceite de oliva con las ensaladas. Y toman muy pocas. Existe falsos mitos que debemos desterrar. Ellos creen que no se puede cocinar con aceite de oliva. Hay que enseñarles, que prueben y les guste», cuenta Teresa. Por otro lado, el precio no hace muy atractivo a este producto. «El aceite de oliva es la grasa vegetal más cara pero rinde más, tiene propiedades cardiovasculares, antioxidantes...». Así lo vende Pérez.

Asia no es el único destino donde se están haciendo esfuerzos, también Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Bélgica y Países bajos. «Estamos hablando de hacer promoción a una escala como nunca antes había podido abordar nuestra agroindustria», señala Pérez. Todo sea por que el aceite de oliva llegue a todo los rincones del mundo.

En todos los rincones del mundo

Con el lema «Let’s Make a Tastier World» se desarrollará una fuerte campaña en nueve países (China, Japón, Taiwán, Estados Unidos, España,Alemania, Reino Unido, Bélgica y Países Bajos) para promocionar el aceite de oliva español, que ha sido cofinanciada por la Unión Europea. En aeropuertos, estaciones de tren y centros comerciales de las principales ciudades del mundo se reservará un espacio (Olive Oil Lounge) en torno a la cultura de los Aceites de Oliva, que permitirá a los viajeros conocer más sobre este alimento y, por supuesto, probarlo. Los aeropuertos de los nueve países donde se va a realizar la campaña acogieron más 1.700 millones de pasajeros en 2016, de los cuales 500 millones lo fueron en China. En España también se trabaja desde hace año en dar a conocer la cultura del aceite de oliva. «El consumidor español debería conocer mejor las calidades, tipos de aceite, para que son mejor unas categorías, para que resultan más recomendables que otras.. Cada aceite tiene una personalidad diferente y cada consumidor debe decidir cuál quiere consumir», explica Teresa Pérez.

La nueva campaña arranca mañana: La nueva campaña de aceite de oliva comienza mañana y Anierac espera una buena cosecha, con todas las cautelas que se pueden tener por estas fechas. Se podría llegar a los 1,6 millones de toneladas, gracias a las buenas condiciones climáticas y la óptima situación del olivar.

2019 puede ser un buen año para el sector: Hoy día existe un stock de entre 300 y 400.000 toneladas de aceite de oliva en nuestro país, que junto con la producción de la campaña 2018-19 puede hacer que España vuelva a ser líder el próximo año y tener una gran presencia en el mercado internacional. Ya que también las estimaciones de Anierac preven peores cosechas en países del arco mediterráneo como Italia.