Nadal, durante la rueda de prensa posterior al duelo ante Carreño
Nadal, durante la rueda de prensa posterior al duelo ante Carreño - REUTERS

Roland GarrosNadal: «Thiem golpea extremadamente fuerte a la bola»

El balear, que lamenta el abandono de su amigo Carreño, destaca las virtudes de su rival en semifinales

PARÍSActualizado:

Como tampoco la victoria es de las que gustan, Rafael Nadal se presenta en la sala de prensa con un mensaje para su amigo Pablo Carreño, que se duele del abductor y abandona en los cuartos de final cuando el balear manda 6-2 y 2-0. De todos modos, Nadal gana y está en semifinales de Roland Garros, en donde tiene la amenaza de Dominic Thiem después de que el austriaco, justo en el momento en el que habla Nadal, atropelle a Novak Djokovic.

«No es la mejor manera de ganar y especialmente contra un amigo como Pablo. Él estaba jugando muy bien y es duro, pero ha hecho un gran torneo, es importante para él y en el futuro luchará por grandes cosas, puede estar a final de año en el top 8 o top 10», resumió Nadal en inglés.

El zurdo lamentó la suerte de su colega y relató la lesión. «Con 5-2 ha notado un tirón en un saque abierto. Espero que no sea muy malo. El abductor es muy limitante. Yo por suerte solo me lo he roto una vez, en Montreal. Jugué el US Open de 2009 con una rotura que al principio era de seis o siete centímetros y acabó siendo de 26 ó 27. Buscas la manera que te duela menos al sacar, pero en los otros golpes tampoco molesta mucho. Para sacar sí es limitante. Lo lógico es que tenga una pequeña roturita, pero espero que no sea demasiado porque ha parado. Yo no lo hice y fue muy estúpido por mi parte».

A Nadal le contenta llegar hasta aquí, contento porque se acerca al décimo Roland Garros sin que importe demasiado el que haya jugado mucho o poco. «Estoy en semifinales, eso es todo. He jugado bien todos los partidos y hoy también lo estaba haciendo muy bien hasta la lesión de Pablo», resumió.

Y le toca Dominic Thiem, a quien ganó en Barcelona y en Madrid, ambos partidos en la final, y con el que perdió en los cuartos de Roma. «Tiene una proyección muy importante. Está llamado a ganar este torneo, esperemos que no sea este año. O juegas muy bien, o te vas fuera, así de simple. Es extremadamente fuerte, le pega muy y muy duro. Potente en general, con el saque, la derecha y el revés. He de jugar largo y dejarle pocas opciones, porque en Roma le dejé jugar demasiado cómodo».

Eso sí, para todos Nadal es el favorito al título, algo que tampoco emociona al campeón de catorce grandes. «Es fantástico que hablen bien de mí, pero sirve de poco si no respondo en la pista».

Carreño, resignado

Poco después compareció Pablo Carreño, desilusionado por el desenlace, aunque contento porque se va de París con un excelente resultado que le llevará a ser el 17 del mundo. «Me voy de aquí creyendo más en mí», asume.

El asturiano relató cómo se produjo esa lesión en el abdominal después de un saque con 5-2 en el primero y justificó su abandono. «Intentar ganar a Rafa Nadal sin sacar y sin estar concentrado es imposible, así que he preferido parar. Me hubiera gustado disfrutar un poco más».