Felix Auger-Aliassime tras su victoria a Denis Shapovalov en el Mutua Madrid Open
Felix Auger-Aliassime tras su victoria a Denis Shapovalov en el Mutua Madrid Open - De San Bernardo/ Belén Díaz
Mutua Madrid Open

Felix Auger-Aliassime: la joven promesa que pide un sitio en las alturas

El canadiense derrotó a Denis Shapovalov y se mide con el rey de la tierra batida, Rafael Nadal, por una plaza en octavos

MadridActualizado:

Su nombre ya suena con fuerza entre las mejores raquetas del mundo. Felix Auger-Aliassime, de 18 años, forma parte de la generación de jugadores que sucederán en el futuro a los grandes de esta era: Rafael Nadal, Novak Djokovic y Roger Federer, entre otros. Nacer el mismo día que el suizo, por el que siente devoción, no puede ser más que una feliz casualidad e indicativo de buen augurio.

Esta estrella emergente es hijo de un entrenador de tenis togolés, que le inculcó el amor por el deporte, y una docente canadiense. El de Montreal empezó a pelotear en la pista cuando tenía cinco años. A los catorce ya batió un récord al lograr su primer punto ATP después de clasificarse en el Challenger de Drummondville, en su debut profesional. Un año después alzó el título del US Open en la categoría júnior.

Su agilidad, su saque demoledor y su juego contundente lo han encumbrado a la cima en poco tiempo: ha protagonizado el mayor ascenso en el circuito masculino. Comenzó la temporada por debajo del top 100 y ya es el número 30, con opciones de seguir escalando. Su fortaleza mental también le ha brindado momentos de gloria. Este 2019, la promesa canadiense quedó finalista en Río de Janeiro. Otra de sus hazañas llegó en Miami, donde resultó ser el semifinalista de menor edad en los 35 años de este Masters 1.000.

Su excelente evolución ha sido premiada por el Mutua Madrid Open con la concesión de una invitación para el cuadro final. Tras derrotar a su compatriota Denis Shapovalov en primera ronda, este amante de la pista rápida se enfrentará hoy al mejor tenista de la historia en tierra batida, Rafael Nadal. El primer escollo para el cinco veces rey en Madrid, que no asiste al duelo en su mejor estado de salud por culpa de un virus estomacal.