Real Madrid

Vinicius contagia al Real Madrid

El equipo se sube al tren del brasileño, que conquista con su valentía de encarar siempre

Actualizado:

Lleva la sonrisa en el semblante y la felicidad en las botas. Disfruta con el balón en sus pies y su anhelo por regatear a los rivales ha hechizado a los aficionados, sin distinción de colores. Posee la frescura que tanto se echa de menos en el fútbol de hoy. Su velocidad encanta. Su deseo por coger la pelota y encarar al contrario enamora, porque son virtudes de la época de Gento, cuando el descaro era ley. Vinicius José Paixao de Oliviera Júnior ha recuperado esa valentía por arriesgar en un balompié donde la mayoría de los jugadores no arriesga un pase para que no les piten. Ese desparpajo ha conquistado al Bernabéu y ha despertado al Real Madrid del largo letargo invernal. El brasileño ha picado a muchos. A unos, porque les ha quitado directamente el puesto, llámense Isco y Asensio. A otros, porque las comparaciones son odiosas. Para toda la plantilla es un acicate ver cómo un chaval se lleva los aplausos. Solo Ramos, Carvajal y Benzema habían estado a su nivel hasta ahora. Por fin, ochenta días de planificación física comienzan a dar fruto. El Real Madrid ha salido del pozo y se pone al nivel del brasileño.

Mejoría física: Solari se planteó el 31 de octubre una preparación del plantel que debía dar fruto en enero. Así ha sido

Solari llegó al mando del plantel el 31 de octubre y se encontró con un problema enorme. Planificó un trabajo de potencia y velocidad con el cuerpo técnico que solo podría realizarse cuando no hubiera competición semanal intercalada y que obtendría resultado a partir del ecuador de enero. Había que esperar dos meses y medio para vislumbrar los primeros datos. Así ha sido. Las victorias frente al Sevilla y el Girona confirmaron una evolución programada que no podía acelerarse, pues el estado del grupo era muy bajo y no había tiempo para llevar a cabo una minipretemporada general.

El plantel, al 85 por ciento del nivel físico

El Real Madrid remontó ante el Girona su primer resultado en contra en cinco meses. La anterior ocasión sucedió precisamente en Gerona, en la segunda jornada liguera, 1-4. Durante este largo periodo, el conjunto blanco acusó una falta de poderío que le indujo a sufrir diez derrotas en todas las competiciones: seis en Liga, dos en Champions, una en Copa y otra en la final de la Supercopa de Europa.

Ha sido un largo vía crucis el que han vivido Solari, Sánchez, Pintus, Mallo y Parrales hasta conseguir que la plantilla alcance un promedio del 85 por ciento de su potencial físico en la actualidad. Marcelo e Isco aún no han llegado a ese listón, pero se encuentran cerca. El equipo ya posee el nivel de preparación válido para realizar la presión arriba hasta el minuto noventa. Lo hizo frente al Sevilla y ante el Girona. Por primera vez esta temporada, la afición madridista presenció con esperanza que su equipo tenía capacidad de morder hasta el último minuto, tras meses de resignación.

Presión hasta el minuto 90: los jugadores tienen por fin el poderío para acabar los partidos con «pressing» en el área contraria

Es verdad que en esa larga etapa de desencanto, la pandemia de lesiones complicó el tortuoso camino de Solari y sus ayudantes. Cayeron Isco (apendicitis), Keylor, Courtois, Odriozola, Carvajal, Nacho, Marcelo, Reguilón, Casemiro, Marcos Llorente, Kroos, Mariano, Bale y Asensio.

Han sido meses duros en los que solo Ramos, Benzema, Lucas, Vinicius y Carvajal, una vez restablecido, ofrecieron un buen rendimiento en medio del hundimiento general. Fue precisamente la crisis de resultados la que suscitó la apuesta por el brasileño. No había nada que perder y la entidad pedía al entrenador que se olvidara de jerarquías de vestuario y jugaran quienes mejor se encuentran. Fue la oportunidad para Fede Valverde, Reguilón, Marcos Llorente, Ceballos y «Vini».

Todos han aprovechado esta gran ocasión y han puesto difícil la titularidad a los consagrados, como subrayaba Ceballos. Pero el hombre que ha destacado sobre todas las cosas ha sido el chaval que se formó en el Flamengo. Su ataque vertical ha sido decisivo para el rendimiento del Real Madrid. Decir esto son palabras mayores en un club acostumbrado desde 1953, cuando llegaron Di Stéfano y Gento, a las grandes figuras y a los grandes títulos. El brasileño suma siete partidos consecutivos y se ha ganado el sitio.

Todos listos en febrero

La recuperación física de la plantilla concuerda ahora con la reaparición de Llorente y Kroos más el alta competitiva de Bale y Asensio, que ayer se ejercitaron con sus compañeros. Mariano también estará disponible para el entrenador en las próximas horas y solo permanecerán env el parte de bajas Keylor y Vallejo.

La abrumadora mayoría del grupo estará listo para atacar la fase determinante de la temporada, con la Copa en juego, la visita liguera al Atlético y el duelo de Champions con el Ajax.

El retorno de Bale y Asensio permitirá a Solari crear mayores opciones ataque. El galés es el delantero con más gol del plantel y jugará en cuanto se sienta en condiciones. Vinicius será un buen pasador para el británico. Asensio tendrá que superar sus prestaciones para volver a ser titular. Solari destaca que la competencia hará mejores a todos.

Lo que ha hecho Vinicius es ponerles a todos firmes. Lo más importante es que lo hace sin presión, jugando, porque el brasileño ejecuta en el campo lo que siente, como si estuviera en su barrio de Sao Gonzalo, a unos kilómetros del Cristo de Río.

Vinicius mantendrá la titularidad en el futuro, pero se graduarán sus minutos

Vinicius se ha ganado un sitio en el once, ha sido decisivo para resolver varios partidos importantes del Real Madrid y continuará en el once venga quien venga. El brasileño no retornará al banquillo ahora que Bale y Asensio han obtenido el alta para jugar. Cuando el técnico decida devolver la titularidad al galés, será Lucas quien comience inicialmente en la reserva, una política de rotaciones que también dará minutos a Marco Asensio y que sentará a Vinicius en algunos partidos porque no puede continuar este ritmo de siete encuentros consecutivos sin parar. El alta de los lesionados implicará que el joven brasileño sea graduado para no desgastarle, pues será necesario en las confrontaciones ante el Atlético y el Ajax. Solari le concederá descansos para respirar, que no es lo mismo.