Patrocinado por:Santander

Champions | Ajax-Real MadridHuntelaar, los 340 goles que no valían para el Madrid

La aventura del veterano delantero del Ajax en el club blanco apenas duró seis meses

Dani Carvajal responde a Eva Hache por sus insultos a los manifestantes de Colón

600 días con Sergio Ramos

Enviado especial a ÁmsterdamActualizado:

En el ocaso de su carrera, ha encontrado el refugio perfecto en el equipo que más gloria le dio. A sus 35 años y medio, Klaas-Jan Huntelaar sigue haciendo lo que mejor ha hecho durante más de quince años: marcar goles como quien hace churros.

El ariete holandés vuelve a liderar la delantera del Ajax, como ya hiciera a finales de la pasada década, tras su regreso a Ámsterdam hace año y medio. Entre 2006 y 2008, Huntelaar explotó en el club holandés, anotando 76 goles en poco más de dos temporadas. Entre la pasada temporada y lo que llevamos de esta, acumula 21 más. Un cómputo de 97 tantos con el Ajax, para un total de 340 goles anotados entre los ocho equipos en los que ha jugado Huntelaar.

Uno de ellos fue el Real Madrid, pero la oportunidad de su vida apenas la disfrutó seis meses. Una concatenación de desgracias terminaron con su sueño de triunfar de blanco, sin ni siquiera haber tenido tiempo de paladear el momento.

Huntelaar llegó al club blanco en el mercado invernal de la temporada 2008-2009, la primera de Guardiola como técnico del Barcelona, seguramente la campaña que más daño hizo al Real Madrid en su historia moderna. Triplete del equipo azulgrana mientras la entidad blanca vivía una de la peores crisis institucionales y deportivas de su existencia. Ramón Calderón, entonces presidente del club, se vio obligado a dimitir a mitad de enero tras trampear la Asamblea de Socios donde se aprobaron las cuentas de aquel año. El exmandatario coló en dicha Asamblea a amigos y conocidos como socios compromisarios, cuando no lo eran, para sacar adelante sus polémicos números, un fraude que le costó el puesto y que dejó la imagen del club a la altura del betún.

El escándalo institucional no vino solo. Dos meses antes, Schuster fue despedido y en su lugar llegó Juande Ramos, el entrenador del Madrid que sufrió la derrota más humillante de la historia de los clásicos en el Bernabéu (2-6). Un caos al que se sumó la dirección técnica, comandada por Pedja Mijatovic, fichando en la ventana de invierno a Lass Diarra y Huntelaar. Craso error.

Sin Champions

En esa época, el reglamento UEFA impedía inscribir más de un futbolista en la Champions que ya hubiera jugado esa misma temporada otra competición europea, y tanto el mediocentro francés como el delantero tulipán ya habían jugado la Europa League con Portsmouth y Ajax, respectivamente. El grave desconocimiento de la norma provocó que el Madrid tuviera que elegir entre sus dos fichajes de enero, y ahí, nada más cruzar la pancarta de salida, fue cuando empezó la odisea de Huntelaar en el club blanco.

El holandés fue el descartado, quedándose sin Champions, y en Liga no tuvo demasiadas oportunidades. Aún así, hizo 8 goles en solo once partidos como titular, pero la llegada de Florentino Pérez a la presidencia y su revolución deportiva le dejaron sin sitio en el Madrid. Ni siquiera la bala del nuevo entrenador, Manuel Pellegrini, estaba en su revolver. El chileno tampoco lo quería en su equipo y seis meses después de pagar 27 millones de euros por él, el Madrid vendió a Huntelaar al Milán por 15.