Real Madrid-ValenciaBenzema toma el mando

Es el nuevo líder del Real Madrid, el que anima al grupo y el que juega mejor. Está fino, potente, rápido; durante el verano se preparó para ello

Actualizado:

Criticado durante los diez años que lleva en el Real Madrid, titular para todos los entrenadores que han pasado por el club desde que Florentino fue a ficharle en su casa de Bron, el único problema que Benzema tuvo en el equipo a lo largo de esta etapa es que porta un número mítico, el «nueve», el que vistieron Di Stéfano, Santillana y Hugo Sánchez, y eso significa exigencia de goles. El francés es fuerte mentalmente. Lo aguanta todo. Tiene mucha personalidad. Y ha cogido el testigo del liderazgo que dejó Cristiano. Es el mejor futbolista del Real Madrid. Frente al Valencia ofreció pases, arrancadas y disparos que trajeron en jaque a la retaguardia de Marcelino.

Solo le faltó el gol; hizo dos buenos disparos para conseguirlos y no lo encontró, pero realizó un encuentro muy completo: creó jugadas, bajó a robar balones, se escapó por velocidad y enlazó con los mediocampistas para construir cuando no había huecos

El dilema para el aficionado es que juzga a Karim como un delantero centro, le pide cuenta de resultados, y no es un ariete. Juega para el equipo, crea fútbol, construye jugadas. Y su liderazgo se extiende al mando en el grupo. Se encargó de animar a cada compañero, uno a uno, con choques de manos individuales y mensajes de confianza que se echaban de menos en los últimos tiempos. Ramos necesitaba la ayuda de otro capitán, el tercero del plantel, para recuperar el carácter interno del vestuario.

Benzema fue el mejor hombre del encuentro, junto a Carvajal y Lucas. Disparó dos veces con senderos de gol que no se hicieron realidad. Repartió juego con Bale, Ceballos y Modric, robó balones y se escapó por velocidad ante los aplausos de ese público otrora tan crítico con él, que anoche silbó a Bale injustamente desde que no cazó un balón imposible. El galés fue cambiado por problemas en los aductores. Se quedó en el banquillo con una pieza de hielo pegada a la zona afectada . Luego entró Isco y se acabó el morbo. La afición se centró en el buen fútbol del Madrid y Karim era el director de orquesta desde arriba.

Es el único profesional de la plantilla que ha disputado todos los partidos del curso, veintiuno, en los que ha marcado diez tantos. Esa presencia constante pretendía consolidar al francés como el referente del equipo. Lo es.

Descartado para su selección, se preparó todo el verano en el gimnasio para adquirir su mejor forma y obtener mayor velocidad. Lo consiguió. Gabriel Paulista lo pagó anoche.

Ahora juega más en punta, pero también baja para enlazar jugadas y dar opciones a los centrocampistas cuando no hay salida de balón. Anoche le faltó el gol. Lo mereció. Los contragolpes de Lucas pudieron permitirle dos remates, pero los rebotes le dejaron sin opción. Pero el Bernabéu constató quien es el nuevo líder del conjunto madrileño. Ha sabido tomar el mando , como Modric lo coge en el centro del campo. Karim manda en todos los ámbitos.