MotoGPRossi y Márquez escenifican la reconciliación en Argentina

El español y el italiano chocan la mano y se felicitan mutuamente justo antes de compartir podio en el Gran Premio de Argentina

Actualizado:

Eran ídolo y pupilo. Los dos mejores embajadores de un deporte en el que los pilotos se juegan la vida, pero pueden compartir risas y felicitaciones cuando se apaga el motor. Pero en 2015 todo saltó por los aires. Valentino Rossi y Marc Márquez quedaron marcados en Argentina con una rivalidad que se ha alargado hasta hoy.

Hace ya cinco años, peleaban por el triunfo cuando el español se fue al suelo. En las imágenes, un empujón del italiano propició la caída. Más evidente fue la infracción ya al final de temporada en Sepang. A partir de ahí, las risas desaparecieron y solo hubo resquemor a raudales.

Multiplicada esa enemistad el año pasado de nuevo en Termas de Río Hondo con un Márquez desatado al que le salió todo mal menos su quinta posición final. Sus ansias de triunfar lo llevaron a cometer hasta tres infracciones: ir en dirección contraria en la parrilla, molestar a Aleix Espargaró y tirar a Rossi.

Hubo leves intentos de reconciliación, como en el Gran Premio de San Marino el año pasado. Márquez ofreció la mano. Rossi se la negó.

Pero ya en un nuevo año, con el de Honda lanzado a por el título desde la segunda carrera y el de Yamaha rejuvenecido una vez más, la naturalidad ha vuelto a imperar. Después de una victoria apabullante del español y un brillantísimo segundo puesto del italiano, el día que se cumplían 23 años de su debut en el Mundial, ambos pilotos compartieron minutos y espacio justo antes de subir al podio. Allí, las manos se encontraron en señal de felicitación mutua. Deporte.