De izquierda a derecha, Diego Ventura, Lea Vicens y Andy Cartagena, a hombros ayer en Jerez
De izquierda a derecha, Diego Ventura, Lea Vicens y Andy Cartagena, a hombros ayer en Jerez - A. Vázquez

Triunfal puerta grande en Jerez para la terna de rejoneadores

Diego Ventura marca la diferencia en un festejo con seis orejas

Jerez de la FronteraActualizado:

El coso de la calle Circo abrió la Feria del Caballo 2019 con un festejo de rejones triunfal en el que se cortaron seis orejas de distinto peso. El himno de España prologó por sorpresa el paseíllo de una terna que salió a hombros por la Puerta Grande aunque quien marcó la diferencia de verdad fue Diego Ventura con dos completas faenas a su lote.

Andy Cartagena cortó dos trofeos generosos que el público pidió con fuerza después de que se metiera por dentro para matar a un toro que había manseado y se aculó en las tablas. Es cierto que lo puso todo para provocar la embestida del Bohórquez que tiró derrotes a las cabalgaduras y hasta llegó a herir a uno de los caballos. Cartagena causó sensación cuando recorrió el ruedo alzado de manos.

Había estropeado con el descabello la faena del primero, que se fue quedando sin fuerzas, con el que estuvo animoso aunque impreciso. Fue de menos a más con las banderillas y puso una corta antes de quitarle la cabezada para clavar un par a dos manos.

A Diego Ventura, que volvía al coso jerezano después de cinco años, le cantaron desde el tendido en sus dos faenas y en la tierra del cante el gesto se aplaudió con entusiasmo. Paseó feliz las dos orejas del quinto que había recibido con palmas por bulerías tras una magnífica actuación. Sacó a «Sueño», uno de sus muchos caballos estrella, para lucirse con las banderillas en quiebros imposibles a pesar de que el toro no estaba por la labor de ayudar. Con «Bronce» citó muy en corto y entusiasmó cuando le quitó la cabezada para dejar un soberbio par a dos manos.

Antes había pinchado otra completa labor que brindó a Juan José Padilla a quien sacó al ruedo y recibió una calurosa ovación. Ventura se lució con «Nazarí» en banderillas mientras sonaba el pasodoble dedicado al Ciclón de Jerez y dio una vuelta al ruedo completa con el toro cosido al estribo. Terminó de formar el «Lío» en banderillas con quiebros en un palmo de terreno antes de sacar a «Remate» para colocar las cortas.

Se unió a la fiesta Lea Vicens que cerraba cartel. La rejoneadora sacó los mejores caballos de su cuadra, primero a «Bach» y después a «Bético» con quien logró los mejores momentos a dos pistas y con el paso español en banderillas aunque le faltó llegar más a los terrenos del toro para ejecutar las suertes. Lo intentó siempre aunque no logró enganchar por completo al público jerezano, especialista en el arte del rejoneo, que la sacó a saludar tras fallar con el descabello.

En el sexto, cuando caía la noche y con sus compañeros con la puerta grande ya abierta apretó para no irse de vacío. Se mostró dispuesta y vistosa con «Diluvio» y «Greco» en las rosas. Dejó un rejón a la primera y aunque descabalgó con prontitud precisó del descabello.

Acabó la primera de abono con los tres a hombros pero sin duda, la imagen del festejo la tuvimos en el ecuador cuando salió un tiro de mulas con una bota para regar el ruedo como recuerdo y homenaje a los 125 años que celebra el coso en este 2019.