Miguel Abellán, Serafín Marín y Salvador Vega, en las listas electorales
Miguel Abellán, Serafín Marín y Salvador Vega, en las listas electorales - ABC
LA FIESTA NACIONAL

Los toreros en el ruedo ibérico

La estrecha y nueva relación del mundo del toro con la política ha llevado a tres diestros a las listas electorales

Actualizado:

El ruedo ibérico se mueve. Esta semana le tomamos prestado a Valle-Inclán el título de su proyecto narrativo en el que retrató la historia de España. Por analogía al momento actual, rememoramos al genial autor y a su ciclo de novelas inconclusas que, junto a sus piezas esperpénticas, suponen un fiel paradigma de la «politiquería nacional».

Terminamos el 2018 hablando de cómo los toros habían entrado en la agenda política. Todo empezó con los ataques de la ministra Teresa Ribera. En paralelo, nos enteramos del apoyo a Vox de Morante de la Puebla del que habló por primera vez en estas páginas de ABC. También de la propuesta del PP, rubricada en un acuerdo para gobernar Andalucía, de defender la Tauromaquia por Ley. Esta iniciativa se ha puesto en marcha esta semana en una reunión de los populares andaluces con profesionales del sector taurino.

Desde esas primeras señales se ha avanzado mucho camino. De la fotografía del genio cigarrero repartiendo propaganda electoral en una furgoneta a la entrada de tres toreros en las listas para las Elecciones Generales del 28-A. El diestro Miguel Abellán es el número 12 del PP por Madrid. Salvador Vega cierra las listas populares en Málaga.

Vox, primero en reafirmarse con la tauromaquia, ha colocado a Serafín Marín como número tres de la formación conservadora por Barcelona. Este fichaje tiene, además, otros guiños políticos si se tiene en cuenta que el de Montcada i Reixá –donde según los partes de tráfico radiofónicos siempre hay atascos por las mañanas– fue protagonista de la última corrida celebrada en la Monumental de Barcelona. Hace ya 8 años de aquella tarde en la que salió a hombros acompañado de Alberto Carlos Rivera Díaz, Albert Rivera en los carteles.

La entrada en política de los toreros ha resultado llamativa para muchos y no ha pasado desapercibida para nadie a pesar de que no es excepcional. El torero José Luis Moreno es concejal en Córdoba. En las listas han entrado deportistas, militares, periodistas y tertulianos. Nada nuevo en el ruedo ibérico que se comenta cada día en las Redes Sociales.

Hay quienes lo ven con naturalidad y quienes se acuerdan de la anécdota del banderillero de Juan Belmonte que llegó a gobernador civil, «degenerando», en palabras del Pasmo de Triana. Veremos qué dicen las urnas y, volviendo a Valle-Inclán, si el papel que hacen es parecido al de marqués de Bradomín.

«Los toros no tienen ideología»

Para Antonio Ramírez de Arellano, diputado socialista en el Parlamento de Andalucía y aficionado a los toros hay «normalizar» la situación ya que «es legítimo que cualquier persona se incorpore a un partido según su ideología». Arellano subraya que «no es la primera vez que profesionales taurinos entran en política ya que hay casos de banderilleros y toreros en España y en todos los partidos» y apunta a que «ahora hay una enorme atención sobre el tema porque hay partidos que piensan que hay una reacción potencial en los votantes en relación con los ataques que ha sufrido la Fiesta y consideran oportuno incluir en sus listas a toreros como se han fichado a deportistas o artistas».

Para Arellano la explicación es clara. «El mundo del toro ha recibido ataques excesivos de ahí que se haya tenido que meter en la agenda política cuando no deberían. Hablamos de una fiesta del pueblo que hay que defender desde el consenso y la naturalidad. Los toros no tienen ideología así que hay que rechazar las prohibiciones. Al igual que la Semana Santa o el Flamenco, no son ni de derechas ni de izquierdas».

Como político y aficionado llama a hacer una reflexión. «Hay que preguntase si ha habido partidos que han enarbolado la bandera antitaurina de forma oportunista» y destaca que «la politización de los toros no ha venido impulsada por el mundo del toro sino por quienes pensaban que oponiéndose obtenían rédito electoral. Ahora es justo lo contrario. La postura natural, si el respeto cundiera, sería no tener que estar hablando de estas cosas».

¿Qué riesgos corre la Tauromaquia? «El riesgo que veo en politizar el mundo del toro está en que la defensa de la tauromaquia no debe depender de una votación. Me gustaría que estos partidos que incorporan en sus listas a toreros defendieran los toros con convicción».

¿Qué ha hecho su partido? «El Partido Socialista en el gobierno ha defendido la Fiesta porque forma parte de la cultura andaluza y es importante para nuestra región no solo para el turismo sino por el medio rural donde el mundo del toro es fundamental para el empleo y el medio ambiente».