El Juli logra su sexta Puerta del Príncipe
El Juli logra su sexta Puerta del Príncipe - Juan Flores
Feria de Abril de Sevilla 2019

Toros en Sevilla: Recordando a «Orgullito»

El Juli repite Puerta del Príncipe y triunfo con Garcigrande y «Arrogante», toro premiado con la vuelta al ruedo

Cartel de toros de Sevilla 2019

SevillaActualizado:

Habían pasado 381 días desde el indulto de «Orgullito» pero su memoria seguía viva en el ruedo de la Maestranza. Poco más de un año después de que el toro de la ganadería de Garcigrande hiciera historia en la Plaza de Toros de Sevilla, el hierro salmantino volvía al lugar en el que encontró la gloria. Lo hacía con un cartel de lujo y un lleno en los tendidos, que incluía al torero que escribió aquella página histórica.

Para El Juli fue de nuevo el triunfo y la quinta Puerta del Príncipe -si no contamos la de la cornada de 1999- con una primera oreja cogida con alfileres y un toro premiado con la vuelta al ruedo, «Arrogante», con el que madrileño enloqueció al personal. Miguel Ángel Perera tuvo un gran sexto que no aprovechó para cerrar plaza pero quien paró el tiempo de verdad con el capote fue Morante de la Puebla que ha quemado el primero de sus tres cartuchos sin que nadie se entere del torero que es.

En estos días previos al comienzo de la Feria de Abril, los ganaderos habían estado recogiendo los premios de la temporada pasada. No han fallado a ninguno. Si no ha sido Justo Hernández, su hermana Concha Hernández, junto a su madre del mismo nombre, han agradecido cada reconocimiento recibido. Y la historia, que conocimos de su mano en el penúltimo premio que recogieron en el Hotel Colón, merece ser contada. Me la contaron las ganaderas, mientras Justo embarcaba la corrida del 2 de mayo

Porque el año pasado fue especial para los ganaderos afincados en el campo charro. Era la primera Feria de Abril a la que acudían sin el patriarca, Domingo Hernández, fallecido en febrero de 2018. Era una feria distinta, la primera en la que faltaba el artífice de muchas tardes de triunfo de la tauromaquia actual.

Sus hijos, Justo y Concha, dos apasionados del toro que han continuado con su legado, vivían de forma diferente un día de muchas emociones. Una tarde que terminó en un sueño que le cambia la vida a un ganadero de bravo: el indulto de un toro como «Orgullito» en una plaza de primera categoría como la Real Maestranza. Una tarde plena de ilusión en la que su ganadero Justo Hernández dio la vuelta al ruedo junto a Julián López «El Juli», el torero que había hecho posible el milagro.

Aquel 16 de abril, Justo se había puesto el traje de su padre, incluida la camisa y la corbata, que sin tiempo de arreglarlo, le quedaba un poco grande. No importaba. Era la forma de honrar la memoria de quien había hecho posible ese gran triunfo y entrar en la gloria del toreo donde él ya estaba.

Su hija Concha, una enamorada del toro y encargada de los nombres en la ganadería familiar recordaba a otro «Orgullito» que, caprichos del destino, indultó Roca Rey en la Feria de Albacete. Aquella tarde de septiembre, Domingo Hernández recibió la llamada de un ganadero que le ofreció lo que quisiera por tener a ese toro como semental. Una oferta suculenta que rechazó su hijo Justo, que quería tenerlo para padrear y crear ese toro que buscaba su padre, los que «se quieran comer la muleta por abajo en cada pase».

Concha recordaba con orgullo que en el campo había más toros que llevaban «Orgullito» por nombre. El que se ganó la vida en Albacete ya ha tenido cuatro hijos, tres hembras y un macho. El indultado en Sevilla murió el pasado mes de noviembre como se ganó la vida en el ruedo : peleando. El 2 de mayo no salió al ruedo ningún «Orgullito» pero sí un «Arrogante» de vuelta al ruedo del que también esperamos conocer su historia.