Antonio Ferrera corta una oreja en la tarde de este sábado
Antonio Ferrera corta una oreja en la tarde de este sábado - J. M. Serrano

Feria de Abril de Sevilla 2019La emoción de los victorinos

Ferrera corta una oreja en un festejo interesante en el que destacaron los picadores y Emilio de Justo en su debut

SevillaActualizado:

Después de dos días de corridas con figuras y triunfos con los llamados toros modernos llegaba la esperada corrida de Victorino Martin. Una de las apuestas toristas para una terna de máximo interés formada por tres perfectos conocedores de este encaste que traía aire fresco al coso del Baratillo.

Excelente entrada para un excelente cartel de toreros que ya pueden decir que han triunfado en esta plaza. Ferrera recordó al Ferrera que encandiló hace dos años y cortó la única oreja del interesante encierro que llegó de «Las Tiesas». Escribano, que indultó al inolvidable «Cobradiezmos» hace tres años no tuvo suerte en «su tarde», la única que tiene esta feria tras quedarse fuera de Miura. Se la jugó otra vez en chiqueros y en banderillas pero sigue sin lograr el sueño de la Puerta del Principe. Y Emilio de Justo, torero revelación con doce años de alternativa, que debutó dejando un magnífico recuerdo con capote y muleta.

Cuando hay toros y hay toreros no falta la emoción. Y así fue la corrida de Victorino, una tarde de emociones y sobre todo emocionante en la que el tiempo pasó rápido a pesar de que al festejo le faltaron quince minutos para llegar a las tres horas de duración. Y sin devoluciones ni sobreros de por medio.

Con el máximo respeto a todo lo acontecido en los cinco festejos ya celebrados - que por fortuna ha sido mucho- la oreja fue más oreja que la de tardes anteriores. Y hasta los muletazos fueron más de verdad y no por ello menos estéticos. Y si no que le pregunten a los que se rompieron con los derechazos de Emilio de Justo al primer victorino que sorteó en esta plaza o con las verónicas de recibo rematadas con dos medias de cartel del sexto. O mejor que le pregunten al torero extremeño cómo se escuchaban desde el ruedo esos olés rotundos que brotaban de los arcos maestrantes.

También pueden preguntarle a Escribano por qué el público se puso de parte del quinto, al que aplaudieron en el arrastre pero que también es verdad que se movió sin humillar ni meterse en el engaño del torero que lo da todo cada tarde que se viste de luces.

Así las cosas, la tarde fue para Antonio Ferrera, el único que se llevó un trofeo de los emocionantes victorinos. Al extremeño, que emocionó con la lidia del primero, la banda de Tejera supo valorarle su entrega en la faena del cuarto con esa sensibilidad de Sevilla. Le paró el pasodoble después de un desarme pero cuando regresó a la cara de «Petrolero» y tomó la zurda volvió a sonar la música.

La sexta de abono fue tarde de pequeños y grandes detalles. Las ovaciones de salida a «Paquetillo», el toro que abrió plaza y a «Petrolero». También fue una tarde para las cuadrillas. Los picadores, que otros días pasan desapercibidos, fueron ovacionados. Antonio Prieto, Curro Sanlúcar, José María González, Juan Francisco Peña y Germán González. Saludaron con los palos Fernando Sánchez y Javier Valdeoro que hicieron que ya nadie se cordara de que Antonio Ferrera ponía banderillas.

Entre tanto, Curro Romero recibió el brindis de Escribano y la Infanta doña Elena el de los tres toreros. Para rematar un tarde de emociones, volvió a sonar en la Maestranza el pasodoble de Rafa Serna cuando Escribano ponía banderillas. Fue un brindis al cielo.