Nazarenos del Baratillo delante la Plaza de Toros de Sevilla el Miércoles Santo
Nazarenos del Baratillo delante la Plaza de Toros de Sevilla el Miércoles Santo - Vanessa Gómez
La Fiesta Nacional

Cuaresma taurina y electoral

La agenda está llena de actos cofrades y taurinos «empañados» por la politización de la tauromaquia

Actualizado:

Queremos disfrutar de la Cuaresma taurina y no nos dejan. Se han empeñado en meter a los toros en la campaña electoral con el objetivo final de las urnas y no podemos pensar en otra cosa. No nos permiten disfrutar de estos días en los que la agenda se llena de actos cofrades y taurinos.

Sirva de ejemplo que Pepe Luis Vázquez se ha ido a Italia a un homenaje del Club Taurino de Milán después de pasar un rato memorable con la Tertulia Juan Belmonte de Cañada Rosal y con «Los Sabios» en Albacete. Juan José Padilla, que ha recibido esta semana el XI premio taurino de ABC junto a Roca Rey, recogerá este martes el Memorial Manolo Vázquez, que concede el Real Club Aero de Andalucía.

El mal tiempo ha frustrado la primera de las visitas al campo organizadas por Pagés a la ganadería de La Palmosilla aunque todavía queda la de Soto de la Fuente el 13 de abril, día de vísperas cofrades y de derbi sevillano.

Tenemos un atractivo calendario como para que nos sigan atosigando con debates manidos y trasnochados, con prohibiciones y amenazas animalistas. Los aficionados solo piden respeto y libertad y que no se politice una fiesta que es del pueblo y rechaza etiquetas ideológicas. Por mucho que algunos se empeñen.

En esta Cuaresma taurina queremos disfrutar de cómo la Virgen de la Caridad se ha vestido de Morante y oro en una tarde de Miércoles Santo en la Maestranza, igual que el cigarrero se vistió de azul Baratillo el Domingo de Resurrección de 2017. La conversión del traje de luces en una preciosa saya ha sido, por cierto, sufragada por la empresa Pagés.

En la Plaza de Toros de Sevilla, donde forman los nazarenos baratilleros, tenemos una cita después del pregón taurino de Alberto García Reyes el Domingo de Resurrección. Una jornada de puertas abiertas en el coso del Arenal nos espera el 26 de abril. El sueño de sentirse torero en el ruedo de la Maestranza.

Juanma Lamet: «Es un golpe en el pecho, ver quién es más taurino»

Juanma Lamet, periodista político y aficionado, tiene una opinión clara. «Hasta ahora los partidos hacían el tancredismo y solo hablaban en el debate casposo y maniqueo de ‘Toros sí o toros no’. Bien por traer los toros al foco de la política pero mal por politizarlos».

Es patrono de la Fundación del Toro de Lidia pero ofrece su visión personal. «Por culpa del debate identitario se utiliza a la tauromaquia para una especie de competición por ver quién es más tradicionalista. En el bloque de la derecha es un golpetazo en el pecho para ver quién es más taurino, quien propone más y quién quiere más al sector. Un partido de gobierno como el PP creo que hace mal en entrar aunque era indigno el abandono que exhibía hasta ahora, si sirve para resituarlo, bienvenido sea».

¿Qué ocurre con Vox? «No me gusta el simplismo que hace de considerar los toros como un rasgo de identidad, casi nacionalista de España, pero sí me gusta cuando propone medidas para apoyar y se parapeta contra las prohibiciones en el lado del aficionado».

En el bloque de la izquierda no es mejor. «Me parece lamentable que Podemos, que era un partido medianamente antitaurino se haya vuelto animalista. El animalismo es la ideología más peligrosa que tenemos encima de la mesa. Por miedo al Pacma, por convencimiento íntimo o moral, Pablo Iglesias se ha convertido en un radical animalista», asegura.

«El PSOE ha caído en el pudor, en la vergüenza a ser taurino. En el partido hay muchos aficionados que permanecen escondidos porque sienten que pertenecer a la izquierda es contrario al apoyo orgulloso de la tauromaquia. Podían haber hecho lo que el partido socialista portugués que ha bajado el IVA».

¿Cómo se lo toman los aficionados? «Hay dos planos: la realidad y las redes sociales. En el primero los toros no han entrado en campaña más allá de los toreros en las listas donde tienen muy difícil salir. No está resultando muy positivo para los aficionados y del público, al que no hay que olvidar. En esa realidad paralela de las redes sociales sí que hay una polarización muy fuerte: alineamiento y rechazo de la afición con Vox».