Jesulin de Ubrique antes de su reaparición por un día en Cuenca
Jesulin de Ubrique antes de su reaparición por un día en Cuenca - VANESSA GÓMEZ
LA FIESTA NACIONAL

Comunicando en clave taurina

Analizamos cómo se promociona el mundo del toro: de la actividad empresarial a la imagen de los toreros

Actualizado:

E ste verano asistimos a la primera rueda de prensa que se celebró en un patio de cuadrillas al acabar una corrida de toros. El protagonista fue Jesulín de Ubrique que había vuelto por un día en Cuenca. Vestido con el traje de luces, atendió a los medios de comunicación para valorar su actuación y sus sensaciones en el día de su regreso a los ruedos.

Al margen del (cuestionable) interés que tuvo el tema para la prensa del corazón, el diestro gaditano dio un paso adelante. Aunque la idea causó cierta sorpresa, es lo que hacen en el mundo del fútbol, los entrenadores y los futbolistas al acabar los partidos. ¿Por qué no hacen lo mismo toreros y empresarios?

José Enrique Moreno, director de Toromedia, que nació en 2006 y es una de las primeras agencias de comunicación especializadas en el mundo taurino, aporta algunas claves. «Los toreros tienen que abrirse mucho más a los medios de comunicación y a la sociedad. Es fundamental. Algunos lo han entendido y los jóvenes lo están entendiendo ahora pero otros no». Moreno señala que «hay figuras que se han convertido en personajes inaccesibles para el público y para la prensa. Un gabinete de prensa no está para echar balones fuera sino para todo lo contrario, para facilitar la labor de los periodistas que tienen interés en acceder a los toreros y saber cómo están en cada momento de su trayectoria. Sé que la profesión de los toreros es muy especial pero tienen que mentalizarse de que si no se puede atender a todo el mundo sí hay que tener una presencia en la sociedad, porque es absolutamente necesario en este tiempo».

Ocurre algo similar en el caso de las empresas taurinas. «Desde las empresas tenemos que provocar el interés de la gente por el producto que se crea. Antes era colgar carteles y abrir las taquillas para recibir al público que venía, afortunadamente, en masa. Ahora hay que hacer campañas publicitarias muy elaboradas, con mensajes muy claros, con spots a la altura de cualquier otra actividad del mundo de la cultura, de la moda o del deporte. Hay que articular campañas publicitarias como se hace en otros espectáculos. Creo que el caso de Sevilla es ejemplar porque ha puesto en marcha iniciativas de promoción que han sido tomadas como referencia en toda España porque hay empresas que intentan avanzar en este sentido». Como recalca Moreno: «Con imaginación, las formas de promocionar los toros son inagotables».

«Hay que conocer las claves de la profesión»

José Enrique Moreno cuenta cómo fueron los comienzos de Toromedia. «Era jefe de Cultura en el Correo de Andalucía. Contactaba con empresas que hacían esta labor con los libros y los teatros. Vi que era una fórmula que se podía aplicar al mundo del toro porque cuando asistía como periodista echaba de menos una organización y una planificación cómo existía en otros espectáculos. Por eso me decidí a dar el paso. Creo que solo había una agencia en Madrid así que fuimos pioneros». Los comienzos fueron complicados. «Partíamos de cero con el inconveniente de que el mundo del toro está muy atado a sus tradiciones y le cuesta trabajo evolucionar. Cada paso ha costado pero he tenido la suerte de encontrar a personas que han entendido la necesidad de un cambio en la comunicación taurina. Han sabido captar, poco a poco, las ideas. Mis primeros clientes fueron Enrique Ponce y la empresa Pagés».

Cree que se incorporó tarde pero bien aunque hay mucho en lo que trabajar. «La incorporación ha sido buena porque se hicieron las cosas bien aunque ahora veo mucho intrusismo y falta de profesionalidad por parte de gente que realiza este trabajo sin tener la formación necesaria. Hay que conocer las claves de la comunicación. Cualquiera que se acerca a un torero cree que es capaz de llevar su imagen y la comunicación pero no es así. Hay que conocer el «abc» y los resortes de este mundo».

Para José Enrique Moreno la clave está en conocer los nuevos soportes de publicidad y utilizarlos de manera adecuada para conseguir resultados. «Con la empresa Pagés trabajamos desde hace años, este lo hemos hecho con la de Málaga y vemos que se consiguen objetivos. Hemos vivido años complicados con la ausencia de las figuras del toreo y conseguir remontar esa cirscusntancias no ha sido fácil. Comenzó con Eduardo Canorea aún en la empresa y Ramón Valencia ha entendido que había que seguir impulsando este proyecto. Y gracias a este trabajo Sevilla se está recuperando. Hay muchas ideas sobre la mesa y tenemos que seguir avanzando».