Preocupante lesión ocular de Javier Cortés

El matador madrileño sufre una grave cornada en el pómulo en la corrida concurso

Andrés Amorós
MadridActualizado:

En el tercer toro de la corrida concurso de ganaderías, Javier Cortés sufre una cornada preocupante: la res del marqués de Albaserrada le hiere en un pase de pecho, con un derrote seco, en el pómulo derecho, que causa también una fuerte contusión en el glóbulo ocular.

El toro de La Quinta, de gran trapío, acude de lejos tres veces al caballo, embiste con nobleza pero aprende pronto. Robleño se luce en buenos naturales pero el toro se pone difícil en la suerte suprema: suena el tercer aviso, inoportuno, cuando dobla la res. Viene Rubén Pinar de un gran triunfo en Albacete. El castaño de Ibán cumple bien en varas pero protesta, con genio, Rubén se pelea con él con más oficio que brillo y mata a la segunda. El del Marqués de Albaserrada es fiero, corto y rebrincado. Javier Cortés intenta torearlo como si fuera bueno y, al comienzo de la faena de muleta, sufre la cornada. Lo mata Robleño a la segunda. El colorado grandón de Pedraza de Yeltes es áspero y deslucido. Pinar lo lidia con oficio y mata bien. Vuelve a Las Ventas, después de años, un toro de Murteira: un «tío». Acude con alegría tres veces al caballo. (El público quería verlo en una cuarta vara. En esos casos, Corrochano pedía que se le picara una vez más, con el regatón). Saluda Jesús Romero por un gran par. El toro mete bien la cara pero se apaga, en la muleta, y la faena de Robleño no culmina. El último, de Valdellán, se derrumba después de la primera vara. El sobrero de Rehuelga, badanudo, embiste suavón, lo cambian con dos varas y parte del público se enfada. Pinar aprovecha su nobleza con muletazos templados y lentos, en medio de una fuerte división: ha estado muy correcto pero ha pagado el no dejar que le dieran la tercera vara. Mata con decisión pero a la segunda.

Sin triunfo rotundo, la tarde ha tenido un interés evidente, por los toros, pero el percance de Javier Cortés lo ha ennegrecido todo.