Morante de la Puebla, en un sentido derechazo
Morante de la Puebla, en un sentido derechazo

Morante de la Puebla, por fin, toca el cielo de Sevilla

El sevillano corta dos orejas tras una faena de ensueño a un buen cuvillo, El Juli sufre una cornada de 15 centímetros en el glúteo y Roca Rey logra un trofeo

Enviar noticia por correo electrónico

SEVILLA Actualizado: Guardar

Otra tarde para la historia, en el coso del Baratillo. En el último de los ocho toros que mata en esta Feria, Morante de la Puebla cuaja una faena de ensueño (lo de menos es que corta dos orejas). El Juli paga con sangre su casta y su ambición. Roca Rey asombra por su valor (una oreja).

Por una vez no se ha cumplido lo de la decepción que sigue a la expectación. Hace días se había puesto el cartel de “No hay billetes” y el ambiente era extraordinario. ¿Un acontecimiento social? ¡Ojalá los toros vuelvan a ponerse de moda! Además de eso, hemos vivido un espectáculo único, en sus distintas facetas: belleza, valor, riesgo, competencia... Para mí, solo ha faltado que los toros de Cuvillo, astifinos, de buen juego, tengan más fuerza. (Eso, hoy en día, parece pedir peras al olmo).

Había apostado muy fuerte Morante en esta Feria de su regreso, toreando cuatro tardes (una más, en San Miguel). Ni uno solo de los seis toros anteriores le habían dado posibilidades. Quema su último cartucho. Sale muy decidido, en el primero, dibujando verónicas desiguales (alguna, muy buena). Los derechazos no salen limpios porque el toro puntea; saboreamos dos naturales lentísimos pero el toro se apaga y todo se queda en chispazos de arte, sin llegar a la hoguera. Pero quedaba el cuarto, “Dudosito”. Se empeña el diestro en el capote: una chicuelina, lances a pies juntos, media. Lo alivia en los capotazos por alto. En el quite, recurre a las chicuelinas. El comienzo de faena es tan sorprendente y arriesgado que la gente – creo yo – no se entera: el pase cambiado, en tablas, a muleta plegada, que ha sido causa de tantas cornadas. El toro, muy justo de fuerza, saca gran nobleza y permite que Morante despliegue toda su estética: naturales y derechazos a cámara lentísima, que ponen de pie a la gente, enloquecida. También despliega su fantasía: cuando el toro pisa la muleta, la recoge del suelo y, a dos manos, improvisa un molinete que parece de la Edad de Oro del toreo. Los naturales de frente son maravillosos y la forma de irse del toro, una delicia. El público ruge, no se cree lo que está viendo. Entrando con decisión, logra una buena estocada y sale pegando naturales; todavía aleja a los peones y acompaña al toro, en su agonía, como le gustaba hacer a Antonio Ordóñez. Las dos orejas son indiscutibles y la gente se felicita por haber podido ver esta faena.

Todos conocemos la casta del Juli, su orgullo profesional. En el segundo, que flojea, hace Roca Rey el primero de sus barrocos quites (no perdonará ni uno, en toda la tarde) y replica por chicuelinas. Brinda por televisión en recuerdo del ganadero Manuel Coimbra. La faena es técnica y valiente pero no remonta del todo. Mata con un salto exagerado y la espada queda mal. El quinto toro es muy flojo y parado. Después de la faena de Morante, resulta muy difícil conectar con el público, con otro estilo. Julián se empeña, a base de ambición y oficio: se “monta” encima del toro hasta que es revolcado dramáticamente. Por la sangre y la cojera, se nota que va herido. Mata a la tercera y pasa a la enfermería: sufre una cornada en el glúteo derecho, de pronóstico grave pero ha sellado su reconciliación con Sevilla.

El joven Roca Rey no se queda atrás en ningún momento. En sus dos faenas, muestra un valor tremendo, pero consciente, sabiendo muy bien lo que hace, y una capacidad fuera de lo común. En el tercero, alterna el clasicismo (suaves derechazos) con un valor casi tremendista, al aguantar los parones, y una variedad, al improvisar, que sorprende. Y, todo eso, sin sudar ni despeinarse. Al encuentro, la espada queda baja: oreja. En el último, que no ayuda nada, enlaza los cambiados con arrucinas, se saca al toro por donde quiere. La espada le impide cortar otra oreja pero deja una impresión inmejorable.

Al salir, veo venir, por la calle Iris, a un grupo de jóvenes que lleva en hombros a Morante, por las calles del Arenal, hasta el hotel, en Castelar: una estampa tan insólita como ha sido la faena. Por fin, Morante ha llegado al cielo; ese cielo tan azul, querido Antonio Burgos: el de “la Pura y Limpia” del Postigo, el de Murillo y Velázquez, el que rayan apenas los vencejos, a la caída de la tarde. El cielo de Sevilla.

SEVILLA Actualizado: Guardar Actualizar

Paseíllo

Con cartel de no hay billetes, hacen el paseíllo Morante de la Puebla, de verde botella y oro; El Juli, de nazareno y oro, y Roca Rey, de verde hoja y oro.

Sorteo

La sesión doble de Núñez del Cuvillo continúa hoy. Licenciado abrirá plaza.

Cartel

¡Buenas tardes! Bienvenidos a la décima tercera corrida de la Feria de Abril de Sevilla. Cartelazo con Morante de la Puebla, El Juli y Andrés Roca Rey.

SEVILLA Actualizado: Guardar

Esta mañana se ha realizado el sorteo de los toros de Núñez del Cuvillo que esta tarde se lidiarán en la decimotercera corrida de la Feri de Abril. Cartel de máxima expectación, que colgará el No hay billetes. Morante de la Puebla, El Juli y Roca Rey conforman la terna estelar. Este es el orden de lidia:

1º Número 74. Licenciado. Melocotón. 557 kilos. 11/2011

2º Número 161. Aguaclara. Colorao. 535 kilos. 12/2011

3º Número 62. Encendido. Colorao. 541 kilos. 11/2011

4º Número 181. Dudosito. Colorao. 537 kilos. 12/2011

5º Número 202. Comilón. Negro mulato. 548 kilos. 01/2012

6º Número 22. Nenito. Negro mulato. 569 kilos. 11/2011

Los sobreros son:

1º Número 140. Currillo. Ensabanao botinero. 568 kilos. 12/2011

2º Número 243. Vitorito. Colorao. 525 kilos. 04/2012

Las cuadrillas:

1. MORANTE DE LA PUEBLA

Banderilleros:

José Antonio Carretero (Berenjena y azabache)

Antonio Jiménez 'Lili' (Negro y plata)

Francisco J. Sánchez 'Araújo' (Ciruela e hilo blanco)

Picadores:

Aurelio Cruz (Tabaco y oro)

Cristóbal Cruz (Sangre de toro y oro)

2. EL JULI

Banderilleros:

Álvaro Montes (Pizarra y plata)

José María Soler (Verde mar y plata)

Fernando Pérez (Rosa y plata)

Picadores:

Diego Ortiz (Verde y oro)

Salvador Núñez (Grana y oro)

3. ROCA REY

Banderilleros:

Francisco Durán 'Viruta' (Berenjena y plata)

Juan José Domínguez (Negro y azabache)

Francisco Gómez (Rosa palo y azabache)

Picadores:

Manuel Molina (Verde y oro)

Sergio Molina (Azul marino y oro)