Miguel Abellán
Miguel Abellán - De San Bernardo

Se acabó el bombero torero, llega el político torero

En su discurso de agradecimiento (corto y claro), Roca Rey dijo que no hay sueño imposible si el soñador es lo suficientemente grande. Pero los toreros son muy tirillas. Hasta Suárez Illana es tirillas. En el premio Taurino ABC lo único grande que se vio fue el escolta de Santiago Abascal. De cuatro toreros se hace un señor de esos

Actualizado:

En su discurso de agradecimiento (corto y claro), Roca Rey dijo que no hay sueño imposible si el soñador es lo suficientemente grande. Pero los toreros son muy tirillas. Hasta Suárez Illana es tirillas. En el premio Taurino ABC lo único grande que se vio fue el escolta de Santiago Abascal. De cuatro toreros se hace un señor de esos. Era como La Cosa de Marvel. El presidente de Vox se incorporó tarde. Venía de la presentación de «Santiago Abascal, España vertebrada» (Planeta), el libro que ha escrito Sánchez Dragó para explicar su pensamiento político (el de Dragó). Aunque hable con Abascal. Es como la «Política para Amador» pero dejando que Amador diga alguna cosa. Llegó Abascal ya acabándonos el solomillo (un solomillo para alimentar escoltas). Entró discretamente a la biblioteca de ABC y no se produjo el aplauso que algunos esperaban. O temían. Fue a su mesa, donde también estaban Cristina Sánchez o El Litri. Pero antes se acercó a abrazar a Manolo Lozano, que ha sido apoderado de Morante de la Puebla, el gran seguidor de Abascal.

El premio Taurino ABC premiaba a Roca Rey y a Juan José Padilla (la imagen curiosa de la noche se produjo cuando este se puso sobre el parche unas gafas para ver de cerca y leer su discurso). Catalina Luca de Tena había glosado a los toreros galardonados. Una de las palabras que más repitió fue libertad. También es curioso que hayamos llegado a un punto en que para hablar de toros haya que hablar de libertad. Pero toros y libertad quizá no sea un binomio tan descabellado como políticos y toreros. A la vez. Miguel Abellán y Suárez Illana. Los nombro juntos porque Suárez Illana también se nombró junto a él en ABC: «Ni a Miguel Abellán ni a mí, que nos hemos jugado la vida en el ruedo, nos va a dar lecciones de defender la tauromaquia o la caza o el mundo rural». Abascal, claro. También se lo puede decir a Serafín Marín, que va por Vox. Hemos dejado atrás al criticado bombero torero para llegar a la época del político torero. Y no sé qué será peor.

La abogada del Estado María Dolores de Cospedal se puso un vestido negro y una torera, una chaquetilla corta roja y bordada. Otros políticos taurinos fueron Esperanza Aguirre y Juan Ignaqcio Zoido. Abascal era el único en contienda electoral (vale, Zoido está el 12 en las lista europea del PP). Era al único al que hacían corrillos, con el que se hacían fotos, al que no dejaban salir de donde se celebró la cena. Roberto Domínguez hizo él mismo la foto a Abascal con su novia (de Domínguez), la televisiva Elena S. Sánchez. Conclusiones de la noche. El pelo negrísimo de Ortega Cano sin cejas es muy marciano. Y Abascal era el más perseguido. Como en la vida normal.