Juanjo Alonso Millán
Juanjo Alonso Millán - ABC

Muere el dramaturgo Juanjo Alonso Millán

Autor de obras como «¿El cianuro ¿solo o con leche?» o «Juegos de sociedad», fue también presidente de la SGAE

MadridActualizado:

Juan José Alonso Millán habría cumplido 83 años el próximo día 22; un ictus que padeció hace unos días y que obligó a su hospitalización le ha impedido hacerlo. Llevaba varios años alejado de los escenarios –su último estreno data de 2006–, pero fue, en el teatro español de los años sesenta y setenta, y básicamente en la comedia, uno de sus principales protagonistas:«Escribo para la gente que entiende el teatro como un rito, que se arregla para ver una obra», decía en una entrevista publicada en ABC en 1990».

Juan José Alonso Millán nació en Madrid en 1936, apenas un mes antes del estallido de la guerra civil. Comenzó su trayectoria teatral en la Universidad, que tan fecunda resultaría para la escena española. Llego a dirigir el TEU (Teatro Español Universitario) y explotó su vena humorística, además de en los escenarios, en revistas como «La Codorniz».

En 1959 estrenó en el teatro de la Comedia de Barcelona su primera función, «Las señoras primero». Tres años más tarde, con motivo de su estreno en Madrid, el crítico Alfredo Marqueríe escribía:«Está Alonso Millán –juventud ardorosa– en la línea de los que quieren saltar por encima del tópico y del habitual conformismo y poner en el teatro, y en la medida de sus fuerzas, imaginación desbordante y soplode fantasía (...) Lo mismo que en las piezas humorísticas anteriores de Alonso Millán, e independientemente de que se halle en un camino de natural tanteo y vacilación, dada su envidiable juventud, advertimos en “Las señoras, primero” la huella de un autor nuevo, que huye de la frase hecha y de la senda trillada y que quiere hacer reír a los espectadores –y lo consigue– con procedimientos que en nada se parecen a los trucos y trampas del viejo y polvoriento estilo».

En los siguientes años Juan José Alonso Millán se consolidó como uno de los principales seguidores de la estela de Enrique Jardiel Poncela, Tono, Llopis o Miguel Mihura: estrenó títulos tan prometedores como «El cianuro..., ¿solo o con leche?» (1963), «Mayores con reparos» (1965), «Pecados conyugales» (1966), «¡Ay, infeliz de la que nace hermosa!» (1968) –galardonada con el premio María Rolland–; y, especialmente, «Juegos de sociedad» (1970), una obra de tintes dramáticos y una sutil carga de crítica social. «Esa tuvo buena crítica –recordaba en una entrevista con Ana Diosdado en 1988–, y le gustó mucho al público».

Más de sesenta comedias dejó escritas Juan José Alonso Millán, al que la crítica le reprochó su viraje hacia un teatro más burgués, más comercial, un término del que él no renegaba en absoluto, sino más bien al contrario. «Trato de que mis obras resulten comerciales; en teatro hay que ser práctico e inmediato, no valen los experimentos como en poesía o novela. Además, mis logros los consigo sin subvención, pues el Ministerio no considera mis obras como parte de la cultura española».

Aunque su éxito popular a lo largo de cerca de treinta años fue extrardinario, Alonso Millán decía que ser autor dramático en España no era negocio. «Apenas hay cuatro o cinco que vivan verdaderamente solo de escribir. No hay tan pocos ni en el tenis ni en el golf, que son oficios más individuales». Y consecuente con esta afirmación, el dramaturgo cultivó también el guión cinematográfico y televisivo –de su pluma nació «No desearás al vecino del quinto», durante años la película española más vista– y fue también productor y empresario:reformó los teatros Barceló y Martín, en Madrid, y puso en pie producciones de comedias musicales como «Annie» o «My fair lady». Ocupó distintos cargos institucionales –alguno de ellos no exento de polémica– y fue presidente de la SGAE durante once años, entre 1982 y 1993

Pero Alonso Millán fue,sobre todo, un hombre de teatro. Ycomo tal lo recordaba ayer en twitter el productor Enrique Cornejo :«Otro eslabón importantísimo de una época teatral que nos deja. Creador del Café Teatro Musical en la inolvidable La Fontana, el humor inteligente formó parte de su visión sobre la sociedad. Numerosas actrices/es surgieron de sus repartos. Lo lamento».