Vanesa Martín cumplió con las expectativas en su concierto de anoche en Sevilla
Vanesa Martín cumplió con las expectativas en su concierto de anoche en Sevilla - Raúl Doblado
Crónica

Vanesa Martín y Sevilla, un idilio sellado «para toda la vida»

La artista malagueña brilló anoche en el Auditorio Rocío Jurado con el concierto inaugural de su gira «Todas las mujeres que habitan en mí»

Actualizado:

Vanesa Martín inició anoche en Sevilla su esperadísima nueva gira «Todas las mujeres que habitan en mí». Lo hizo ante un abarrotado Auditorio Rocío Jurado, cuyo aforo máximo (8.000 espectadores) se quedó más que pequeño dada la expectación suscitada por la cita en tierras hispalenses —había fans acampados en la puerta del recinto desde dos días antes—. «A partir de hoy para mí la primavera siempre empezará el 30 de marzo en Sevilla», exclamaba la artista, eufórica por el magnífico ambiente que se respiraba en el recinto.

Mientras en La Cartuja se consolidaba el embrujo de la noche sevillana, en el escenario se hizo la luz. La fosforescencia de la sola aparición de la malagueña en el escenario sirvió para iluminar el pletórico auditorio hispalense, que lucía incontenible por ver a una de sus «hijas predilectas».

La cantautora propuso un recorrido por lo más granado de su ya extensa trayectoria, haciendo especial hincapié en su último disco. Así, una vez declarada la histeria colectiva, Vanesa Martín arrancó con un tramo inicial sobrio y sin alharacas en el que sonaron por primera vez tres de las nuevas canciones: «El intento», «De tus ojos» y «Abril».

Poco a poco, e imbuida por la fuerza interior que a granel proporciona el hecho de sentirse querida y respetada en un sitio y a la vez querer y respetar ese mismo lugar, Vanesa Martín fue facturando un concierto con instantes de íntima exquisitez, en los que la artista conectó con el público a pecho descubierto, cantando y tocando el piano; y en el que también tuvieron cabida, por supuesto, momentos para bailar y «desmelenarse», como ella misma se encargó de sugerir.

Más de dos horas de concierto

A lo largo de las más de dos horas que duró el espectáculo quedaron reflejadas, al igual que expresa en el título de su nuevo disco, todas las mujeres que habitan en ella: desde la más pura y emocional («Arráncame», «Polvo de Mariposas») hasta la más popera y marchosa («Ropa desordenada» o «Aún no te has ido»), pasando por la de marcada raíz andaluza (con sendas versiones aflamencadas de «Durmiendo sola» y «No te pude retener») y la de proyección internacional («Pídeme» y «En el aire»). Todas diferentes, aunque todas con dos acentuados nexos en común: la elegancia y la sensibilidad marca de la casa.

Tras abordar los últimos bises como gran colofón, público y artista se marcharon felices como los amantes que se despiden conocedores de que pronto volverán a reencontrarse, citándose para el próximo mes de septiembre en el mismo sitio y a la misma hora.

El concierto de anoche supone un nuevo episodio del idilio que Vanesa Martín y la capital andaluza mantienen desde los inicios de la carrera de la malagueña. «Lo nuestro es una historia de amor que ojalá dure toda la vida», lanzó visiblemente emocionada.