Espectáculo «De 2»
Espectáculo «De 2» - R. Malvarez
Crítica de Flamenco

Reivindicando el flamenco que es de todos

«De 2» de Asunción Pérez «Choni» y David Pérez, buen cierre de 2017 de los Jueves Flamencos

SevillaActualizado:

Me gusta que me provoquen, porque..., ¿qué sería del arte sin provocación? Y eso es lo que hicieron al inicio del espectáculo Asunción Pérez «Choni« y David Pérez con esta pieza titulada «De 2», estrenada en los Jueves Flamencos de Cajasol en la noche del día 14 de Diciembre.

Dos bailarores en escena, visten él mallas y colín negro, ella mallas y una gran falda con cancán rígido. Suena una música electrónica, que hace pensar que la estética que vamos a ver se asoma a lo contemporáneo más que al flamenco clásico. Y ahí está la provocación. Bailan, zapatean, se quitan las faldas y el colín, y se quedan en mallas, cual bailarines de contemporáneo pero con tacones.

Y de repente el espectáculo se transforma. Poco a poco va tomando un aire aparentemente clásico. Farruca, rumba, taranto, en un primer bloque y después seguiriya, martinete, caracoles, y para poner el punto final, caña y nuevamente música electrónica.

Espectáculo «De 2»
Espectáculo «De 2» - R. Malvarez

Ése es el esquema musical y dancístico del espectáculo. Pero hay mucho más. «De2» es una obra compacta, una propuesta cerrada donde ambos intérpretes se han quebrado la cabeza para crear un montaje donde el baile ortodoxo, casi antiguo, se va transformando poco a poco en un lenguaje actual.

Y con el vestuario y elementos ocurre lo mismo. De las mallas a la bata de cola, al traje con chalequillo corto, utilizando palillos, mantón de manila, pericón, bastón..., todos los elementos que en los últimos tiempos pocos utilizan. Aquí ambos bailaores se lucen con cada uno de ellos.

Y no hace falta mucho en el atrás, tan sólo dos estupendos intérpretes que ora están al servicio del baile, ora son solistas, como el cantaor Javier Rivera y la guitarra de Raúl Cantizano. Ambos se lucieron en sus intervenciones en solitario.

Al principio de la obra una nueva provocación: no hay distinción entre el baile de hombre y mujer en la farruca, con espectaculares zapateados, pero eso no dura siempre. Espléndida seguiriya y martinete, Choni con sus limpísimos palillos, David Pérez con contundente bastón; preciosos caracoles con la sal de Cádiz y los brazos sevillanos (escuela Coral), de Choni, y como el baile pierde el tacón al acercarse al mar, ambos descalzos. Caña y el cante de trilla al que adornan por bulerías, y que termina en una estampa a la antigua, sentados los cuatro intérpretes a modo de foto fija.

Los bailaores están espectaculares. Vertiginosos zapateados de David Pérez y escorzos maravillosos de Choni que maneja como nadie el mantón de manila y usa sus hombros, su cintura y sus caderas en los bailes festeros. Por fin hemos podido ver baile de pareja como debe ser, cada uno con su personalidad.

Pero claro, el final no podía ser tan fácil. Vuelve el espacio sonoro electrónico que ha creado ese genio que es Miguel Marín, y canta Javier Rivera, «el flamenco de hoy día, es el que yo quiero hacer», y los demás le siguen, le secundan, se van yendo, se van hablando, mirando al público que ya les aplaude y jalea.... Ole innovar desde el conocimiento, la seguridad y el arte, ole por el atrevimiento y por la provocación.