Niña Pastori presenta su nuevo disco este sábado en Sevilla - RAÚL DOBLADO // VÍDEO: ANTONIO PERIÁÑEZ

Niña Pastori: «Haber nacido mujer es un privilegio y tener dos hijas, un orgullo»

La cantante de San Fernando presentó en el Fibes de Sevilla su último disco, «Bajo tus alas», con colaboraciones de Pablo Alborán, Manuel Carrasco y Vanesa Martín

SEVILLAActualizado:

Niña Pastori y María Rosa García (San Fernando, 1978) son una misma persona desde hace 25 años. Artista, hija, madre, esposa, amiga y referente musical. Es la única artista de flamenco en haber estado nominada a los Grammy como Mejor Álbum Pop Latino por «Raíz» y en «Bajo tus alas» (Sony, 2018) ha terminado el viraje de su flamenco original a las nuevas tendencias. «El flamenco es, ante todo, vivencias», resume.

Niña Pastori empezó la gira de presentación de su último disco, el del número de la mala suerte, hace apenas un mes en un pequeño pueblo de Badajoz. Este sábado recaló en Sevilla, en Fibes, ante una fiel marea de seguidores de todas las edades. En «Bajo tus alas» la cantante isleña espanta la maldición del 13 con la buena vibra de la banda venezolana Guaco, la estrella de Pablo Alborán, la energía de Vanesa Martín y las tripas que le imprime Manuel Carrasco a sus temas. Colaboradores de lujo para volar en un álbum producido por Chaboli y mezclado en Los Ángeles por Rafa Sardina, ganador de 12 premios Grammy y habitual en los equipos de artistas de la talla de Lady Gaga, Michael Jackson, Plácido Domingo o Shakira, entre otros.

«Desde la azotea» y «La habitación» han servido de adelanto. «Tengo la suerte de tener un público fiel desde hace muchos años y es verdad que la gente me abraza con cada disco, en cada momento. La acogida de este disco ha sido muy rápida, desde el principio. Tenemos una gira por delante con muchas fechas y estamos súper contentos porque estaremos por toda España. Al final también es para lo que uno lucha y le dedica tanto esfuerzo. Tantas horas de estudio para intentar transmitir a la gente y que le guste», comenta Niña Pastori en una entrevista con ABC. Una de las muchas que tiene que alternar con conciertos y su tareas de madre. Hace unos días su hija mayor recibía su primera Comunión, de ahí el breve parón de actuaciones.

Hasta Sevilla, adelanta, «vamos a estar limando cositas, aunque es verdad que hemos dado pronto con lo que queríamos». Mantiene la sorpresa sobre si algunos de sus amigos artistas y colaboradores la acompañarán sobre el escenario de Fibes. De lo que no hay duda para muchos es que «Bajo tus alas» es el trabajo más completo de la discípula de Camarón y Alejandro Sanz.

«Hay canciones que encajan en un disco y otras que no. Siempre el último trabajo es el mejor, pero es por una cuestión de reciente, con la música que tú estás siguiendo en este momento. Evidentemente, la música que hago ahora no tiene nada que con la música que hacía hace 10 años. Tiene que ver con lo que vamos aprendiendo y madurando día a día dentro de esta profesión. Siempre hay cosas por descubrir», resalta la intérprete isleña.

Y en ese sentimiento se topó con Vanesa Martín, «increíble»; Carrasco, «brillante», y Alborán «maravilloso». «Es un orgullo tener un trocito de Venezuela en este disco», apunta sobre su colaboración con Guaco, grupo con el que firma el himno «Por eso canto». «Yo canto por mil motivos, por donde nací, por mi gente, por quien me ha parío y son mis hijas», habla ahora María.

De las once canciones de «Bajo tus alas» sobresale la metáfora de «Mi libertad», un tema en el que ha tenido mucho que ver su primogénita. «La libertad es una de las palabras más bonitas de nuestro lenguaje, y que aquí, en España, tuvo un tiempo que estaba asociada a la cárcel. Estaba mal vista. Estamos muy encasillados, nos tienen como a un borreguito, así que la libertad es importantísima. Que corra el aire, que cada uno piense lo que quiera hacer y no».

Como Niña Pastori la artista cañaílla ha sentido en algunas ocasiones ganas de hacer «La mudanza». «Hay momentos en los que nos apetece. Cambiar y refrescarte, los cambios son positivos siempre. Hay veces que sí se siente uno más reprimido, yo también paso momentos complicados, de nublarme y no tener las cosas tan claras. Es verdad que los artistas tenemos a mucha gente alrededor que te da su opinión. A mí me gusta escuchar a todo el mundo y eso también te puede despistar. Pero pienso que cuando te dan la libertad para volar siempre salen cosas buenas».

Y, ¿qué o quién está ahí para frenar el desbarre? «Vuelvo a lo mío, vuelvo para atrás, a mi gente, a lo que yo siento de verdad». María recurre a Chaboli y a su inspiradora frase: «Tu corazón, tu maestro». «Te puedes equivocar, pero no te duele tanto porque es lo que has sentido. Es importante escuchar tu corazón, sobre todo cuando estamos hablando de arte, de emoción, de lo que uno quiere contar. Hay que ser honesto y escuchar a tu corazón, con eso vamos donde queramos».

La hija mayor de Niña Pastori recibió este domingo la primera Comunión
La hija mayor de Niña Pastori recibió este domingo la primera Comunión - Cordon Press

Chaboli está casado con María y con Niña Pastori. Han creado una gran y exitosa familia musical y un núcleo de cuatro que se alimenta de «pucheritos» de cariño. Una base sólida que ha permitido a la artista seguir creciendo sin tener que renunciar a su gran pasión: sus hijas. «Yo siempre he tenido mucho respeto por mi profesión. Le dedico muchas horas y con mi familia igual, por eso puedo conciliar. «Intento dentro de mi vida de locura estar lo más tiempo posible con mis niñas, que son mi vida entera. Voy a casa y ya no me despego de ellas, hacemos todo juntas. Intentamos llevar una vida lo más familiar posible, no llevamos una vida de artistas, sinceramente. Hay veces que no me identifico con ese mundo, no soy artista las 24 horas del día. Es mi profesión, canto cuando tengo que cantar y lo hago con el mayor amor, pero luego cuando llego a mi casa desconecto perfectamente», cuenta la cantante, que reconoce nunca haber tenido un plan b. «No me ha dado tiempo a probar otra cosa, llevo cantando desde los 8 años».

Tenía claro también que iba a ser madre, tras una infancia con cuatro hermanos que le «rompían las muñecas». «No se puede evitar, está en nuestra naturaleza. Mi María y mi Pastora, desde bebé ya mecían a sus muñecas. Es algo que llevamos con gusto, para mí llegar a mi casa y preparar un pucherito para cenar los cuatro en familia es lo mejor. Evidentemente un padre es fundamental en la vida de los hijos, yo he tenido mucho apoyo de Chaboli. Pero las mujeres damos a luz y está en nuestro cuerpo, los dolores, el pecho, el estrés del bebé y el trabajo. Son muchas cosas que nos lo pone más difícil», comenta la artista para zanjar: «Es complicado, duro, pero somos las mejores».

Sobre el empuje feminista de los últimos meses en España subraya: «Por fin nosotras nos hemos puesto en nuestro sitio, ha costado, viniendo de un país tan machista como el nuestro. Haber nacido mujer para mí es un privilegio, estoy orgullosísima por ello y de haber tenido dos niñas ni te cuento. Dios me ha premiado con dos niñas. Cuando estamos las tres hacemos días de chicas, nos vamos de compras y nos pintamos las uñas».

Además de su condición de mujer, a Niña Pastori la ha moldeado el barro de su tierra gaditana. «Para dedicarte al flamenco no hay mejor sitio que Andalucía para nacer. Cuando canto «Cai» en Burgos y a la gente le gusta no puedo sentir más orgullo. Es una canción que le gusta a toda España, es un regalo de la vida», resalta una de las últimas Medallas de Andalucía. «Este reconocimiento se queda para tus adentros. Sé que a la mayoría de los andaluces le dio alegría que me la dieran. Es un orgullo y una recompensa».

¿Le hizo más ilusión que el Grammy? «El Grammy es una cosa grande, te lo da la industria, los músicos. Siempre me he sentido querida por la gente de esta profesión. Pero en lo de la medalla entra tu familia, tu gente y tu carrera entera. Un Grammy es por un trabajo en concreto y una medalla es por hacer las cosas bien, con firmeza».

Y en La Isla que la engendró también nació Camarón, para quien todo recuerdo «nunca es suficiente». «Como artista flamenco no hay nadie como él. 25 años después de su muerte se sigue hablando de él. Es uno de los artistas más importantes de nuestro país, porque al final el flamenco es la música que nos representa. Siempre me va a parecer poco todo lo que se haga por él. Un artista como Camarón, tan completo, que cantara bien todos los palos, no creo que lo vuelva a haber».