El escritor Juan Manuel de Prada
El escritor Juan Manuel de Prada - Inés Baucells
Aula de Cultura de ABC de Sevilla

Juan Manuel de Prada: «Las redes sociales están acabando con el periodismo»

El escritor presenta el martes 5 de marzo su nueva novela, «Lucía en la noche», en el Aula de Cultura de ABC

SevillaActualizado:

No es difícil, a priori, establecer paralelismos entre la biografía de Juan Manuel de Prada y su personaje Alejandro Ballesteros, protagonista de «Mirlo blanco, cisne negro» (2016), su particular ajuste de cuentas con la escena literaria y recreación novelada de sus espectaculares inicios como escritor; y «Lucía en la noche» (Espasa, 2019), en la que el autor cambia de registro para introducir a su personaje en una historia de intriga y redescubrimiento del amor más allá de la muerte, con referencias a «Vértigo», de Alfred Hitchcock, y al mito de Orfeo, con un protagonista herido por la fascinación que le provoca esta misteriosa mujer, en una trama en la que se entrecruzan el espionaje, lo policial y terrorismo islámico.

«Son dos novelas muy distintas, la primera es sobre la vocación literaria, que en la segunda ocupa un lugar secundario, ya que se centra en el misterio que envuelve a Lucía. En común tengo con Alejandro Ballesteros que en la primera novela cuento una experiencia personal, cuando estuve cinco años sin publicar un libro, debido a circunstancias muy penosas, mientras que en la segunda hay algo de cuando conocí a la que hoy es mi mujer, lo que me devolvió las ganas de escribir y cambió mi percepción de la vida».

Estas referencias a su biografía las traslada el autor de «La tempestad» (1997) a su personaje, aunque las similitudes se quedan ahí, porque la trama «es totalmente ficticia».

Esos detalles biográficos responden a la convicción de De Prada de que el escritor «debe estar presente y mostrar su verdad en la historia. No creo en la autoficción y en esas modalidades narcisistas pseudoliterarias, sino en escribir novelas a la antigua usanza, donde hay una presencia de tu propia vida y experiencia», explica.

«No creo en la autoficción, pero sí en que el autor deba estar presente y mostrar su verdad en la historia»

A estas y otras cuestiones se referirá, a buen seguro, Juan Manuel de Prada durante la presentación de «Lucía en la noche» este martes 5 de marzo, a las 20 horas en la sede de la Fundación Cajasol, dentro del Aula de Cultura de ABC de Sevilla, que dirige el escritor Francisco Robles y que cuenta con los patrocinios de la mencionada fundación y la Real Maestranza de Caballería de Sevilla.

Otro de los aspectos de interés en la nueva obra de este escritor es su personal acercamiento a la novela de género, en este caso el «thriller» o la intriga, que permite múltiples lecturas, desde la más anecdótica y centrada en la trama novelesca, a una más literaria, en la que el sentido se refuerza con referencias, como las mencionadas a Alfred Hitchcock, pero también a autores G. K. Chesterton y Rainer María Rilke.

Un hecho real, punto de partida

«Me interesa la literatura de género, donde muchas veces me tropiezo con obras muy ramplonas. Pero a mí, cuando lo abordo, sea novela histórica o sea de intriga, me gusta se sean también obras literarias, donde haya una amalgama o aleación entre el género y las inquietudes literarias. Esta novela es una historia de intriga y está recorrida de reflexiones sobre la creación literaria, ya que también cuenta la historia de la creación de una novela», señala el escritor.

«Me interesa la literatura de género y trato que haya en mis novelas una aleación entre el género y las inquietudes literarias»

«Lucía en la noche» también permite al autor de «Las máscaras del héroe» (1996) reflexionar sobre hechos que marcan el presente, como los conflictos bélicos marcados por el terrorismo, los refugiados y la no siempre clara labor de las ONGs que a veces a denunciado la prensa.

«El origen de esta novela es una historia que conocí de primera mano sobre una persona que por hacer un acto de generosidad y por contribuir a combatir el mal se vio involucrada en una historia terrible que destrozó su vida. Una experiencia trágica que la ha obligado a vivir escondida a esa persona, a la que conocí hace un par de años y que he hizo descubrir que tenía que escribir una novela como esta, aunque dándole una forma y una trama distinta. Aquella fue la semilla de esta novela, que después la tienes que hacer tuya e incorporarla a tu mundo».

Ese mundo pasa también, en el caso de este escritor, por las reflexiones sobre la actualidad que vierte en los artículos que publica regularmente en ABC y que tiñen también una novela que es también un alegato contra lo que el autor denomina «las versiones oficiales». «Uno de los peligros que tenemos en las sociedades contemporáneas es crear versiones muy simples de cuestiones muy complejas. Esto es algo que no me canso de denunciarlo en mis artículos».

Un ejemplo de estas «verdades oficiales», explica De Prada, es todo lo que rodea al mundo musulmán y al terrorismo islámico, los conflictos en Oriente Próximo y los intereses que a veces hay detrás de las OGNs, el «mundialismo y la injerencias de las potencias geoestratégicas», cuestiones que se dan cita en al novela.

«Estamos en una época muy confusionaria, en la que se imponen una serie de versiones oficiales que son más peligrosas que las “fake news”, un término grotesco para referirse a lo que siempre se han llamado bulos e intoxicaciones. Esos bulos los propagan los medios de poca monta y las redes sociales, por lo que me preocupan más las versiones oficiales de los grandes medios de comunicación, que tienen una repercusión mundial inmediata», señala el escritor.

Esto, añade, «conduce a graves errores, por ejemplo, el problema del terrorismo islámico genera odio hacia los moros y nos lleva a contemplar con buenos ojos lo que sea zumbarles. El terrorismo islámico son unos conflictos que hay en el seno del islám y que siempre están promovidos por las mismas facciones. Pero al final se castiga siempre a naciones musulmanas que combaten el wahabismo y donde los cristianos estaban más protegidos, como fue el caso de Irak o Libia, donde las iglesias estaban los domingos abarrotadas de cristianos, o Siria. En la novela hay una reflexión con unas revelaciones finales muy fuertes sobre estas cuestiones».

«Se debería reflexionar sobre la contaminación tecnológica y la presencia abusiva de las redes»

Otro motivo de preocupación para Juan Manuel de Prada es el uso abusivo de las tecnologías de la comunicación y las redes sociales, de las que está al margen. «Las redes creo que están contribuyendo al fanatismo y encanallamiento de nuestra sociedad. Tienden siempre al esquematismo y la simplificación, propician las conductas cavernícolas más zafias y, honestamente, están acabando con el periodismo, porque en las redes no se valora el periodismo de calidad sino el sensacionalista».

El rescate de Ana María Martínez Sagi

Por ello, el escritor reclama a los grandes medios que tomen cartas en este asunto, porque plataformas como Facebook «quieren reducirlos a suministradores de aquellas noticias que les interesan y los medios tienen que combatir eso. Se debería hacer una reflexión seria sobre la contaminación tecnológica y la presencia abusiva de las redes sociales».

Más allá de esta novela, Juan Manuel de Prada prepara una edición en la cuidada colección «Obra fundamental» de la Fundación Santander de Ana María Martínez Sagi, la escritora, feminista y atleta republicana protagonista de su celebrada novela «Las esquinas del aire» (2000).

«Saldrá en un par de meses o tres. Ana María me dio obra inédita suya, alguna muy reveladora de su mundo íntimo y su lesbianismo, y me pidió que dejase pasar quince o veinte años. Publicará una gran antológica de su obra poética y periodística, fue reportera en la Guerra Civil en el bando republicano, con aportaciones muy interesantes y desconocidas. Va a ser una obra muy interesante y en la que he trabajado muchísimo».

Juan Manuel de Prada en el Aula de Cultura de ABC de Sevilla. Este martes 5 de marzo, a las 20 horas, en la sala Antonio Machado de la Fundación Cajasol.