HISTORIA

Una Normandía en las orillas de Cádiz

‘Esvásticas en el sur’ analiza la importancia de la provincia en la Segunda Guerra Mundial

CÁDIZActualizado:

El fútbol es en ocasiones el teatro en el que se representan los sentires de dos tierras. En los derbis vascos, reina la armonía, que se vuelve guerra si el rival que tienen delante es de Madrid. Cuando Maradona marcó el gol a Inglaterra, era Argentina la que se resarcía de la humillación de las Malvinas. El 30 de abril de 1939 el campo de la Mirandilla fue el escenario de las simpatía española en la Segunda Guerra Mundial: el Cádiz CF disputó un partido ante un combinado de la ‘Kriegsmarine’ o, lo que es lo mismo, la armada nazi. En el partido no faltaron las esvásticas, los vivas a Franco y los heil a Hitler. La aplastante victoria del Cádiz por 5-1 no empañó el buen ambiente reinante, trasunto de la excelente relación de los dictadores alemán y español y que hizo de la provincia de Cádiz uno de los escenarios clave de la Segunda Guerra Mundial.

Así lo explica el periodista gaditano Wayne Jamison, que este miércoles presenta en la Fundación Unicaja ‘Esvásticas en el sur’,en compañía de David Fernández y Juan José Téllez. El libro supone un repaso a las operaciones secretas que se desarrollaron en la provincia en la Segunda Guerra Mundial.

Porque pese a estar a cientos de kilómetros del frente, «la provincia jugó un papel decisivo, hasta el punto de que el devenir de la Guerra se pudo decidir en el Campo de Gibraltar». Goring, en sus memorias, relataba que Hitler, en su búnker «consideró no haber tomado el Peñón como uno de sus mayores errores», explica Jamison.

Wayne Jamison
Wayne Jamison

El autor se interesó por esta historia en el proceso de documentación de su anterior novela, ‘La sombra del Fürher’. «Me pareció sorprendente el juego de espías que hubo en la comarca y descubrir que muchas de las cosas que dábamos por sentadas eran meras leyendas». Entre las leyendas, por ejemplo, el hecho de que la playa de los Alemanes recibiera ese nombre por la presencia de una gran colonia nazi.

«Tras la guerra, hubo alemanes que se refugiaron en la provincia, pero no puede hablarse de una colonia como tal», detalla. «El que tras la explosión de Cádiz se hablara -sin fundamento- de que las bombas las estaban manipulando los nazis da cuenta de que, entre la población, persistía la idea de que había alemanes huidos en muchos sectores».

Espías y túneles

Por encima remedar lo mal conocido, ‘Esvásticas en el sur’ destaca por enseñar los secretos que esconde la provincia de Cádiz, en especial, la comarca algecireña. «No hay que peder de vista que fue un hervidero de espías de hasta siete naciones; ganar la guerra pasaba por saber qué se estaba moviendo por el Estrecho de Gibraltar y todos querían estar ahí», desvela Jamison que, en su investigación, se topó con sorpresas «como el túnel que partía del hotel Reina Cristina, en Algeciras, y que era empleado por boicoteadores italianos para atacar buques británicos».

También descubrió el despacho que empleó Eisenhower para coordinar operaciones. «Fue por descubrimientos como éstos que decidimos grabar un documental con imágenes que nunca antes se habían mostrado, para lo que he contado con el fotoperiodista Javier Fergó», detalla el periodista.

Uno de los aspectos de los que se muestra más orgulloso Jamison es de los testimonios que se han recabado para el libro. Entre ellos, destaca el de Ana Romero, hija de la espía rusa Larissa Swirski, una agente doble que colaboraba con los aliados. «Con diez u once años tenía en su casa a los principales espías del mundo, su visión del conflicto es tremenda», detalla, antes de enumerar una lista de personajes de película entre los que aparecen Ian Fleming, Rosalinda Fox, Cannaris, el doctor Pirata...

«Al final, Franco no le prestó su apoyo a Hitler y no se tomó el Peñón; de haberlo hecho, seguramente no hubiera sido posible la operación Torch y el curso de la guerra habría sido del todo diferente», apunta con pasión.