El músico portuense Javi Ruibal combina sus facetas de productor, percusionista, baterista y compositor. :: L. V.
El músico portuense Javi Ruibal combina sus facetas de productor, percusionista, baterista y compositor. :: L. V.
MÚSICA

Javi Ruibal presenta ‘Solo un mundo’, su primer trabajo en solitario como compositor

El portuense, que lleva más de dos décadas vinculado a la música, lanza un disco con sonidos del mundo, alma de jazz y corazón solidario

CádizActualizado:

Javier Ruibal (El Puerto de Santa María, 1983) se lanza a una nueva faceta: la de compositor. El portuense ha publicado hace una semana su primer trabajo bajo el título ‘Solo un mundo’. El disco es un viaje por el planeta, los santuarios naturales y los de la percusión. Es también un grito en defensa de la Tierra porque pone voz a los árboles, los animales y los mares. Así que el proyecto tiene una carga solidaria y ecológica añadida porque destinará un euro de cada disco vendido a plantar un árbol.

En este nuevo trabajo, Ruibal hace un recorrido musical por ocho parques naturales protegidos combinando delicadas y pegadizas melodías con sólidas bases rítmicas mezclando paisajes sonoros con elaboradas armonías. Sobre estas melodías y armonías, Javi y sus compañeros de aventura construyen improvisaciones que nos trasladan a dichas reservas naturales como un soplo de aire fresco y limpio.

El músico asegura que no ha encontrado grandes dificultades a la hora de elaborar este primer trabajo en solitario. «Más bien todo lo contrario ya que me ha permitido descubrir que de lo que soy capaz». Tras dos años de preparación, el disco que se ha grabado en los estudios Lo suyo, ha salido a la venta este mes de marzo. El portuense reconoce que se siente satisfecho con el resultado y explica que se ha sentido muy acompañado en todo el proceso porque ha contado con mucha ayuda a la hora de estructurarlo y ponerlo en pie. «Siempre es interesante ir dando pequeños pasos y ver cómo va sonando porque hay diferencia entre lo que imaginas y el resultado. Ahí, siempre está la incertidumbre. Por eso, es importante ver cómo se va acomodando todo y comprobar que todas las piezas que tengo en la cabeza van tomando forma».

José Recacha ha sido el encargado de dirigir esta producción y firma también los arreglos. Además, Ruibal ha contado para este disco con un elenco de amigos que son pesos pesados de la música. Está su padre, Javier Ruibal y su hermana Lucía. También colaborar sus compañeros de GLAZZ y amigos como Dorantes, Daniel Escortell, Francis Posé, Munir Hossn, Javier Prieto y Diego Villegas, entre otros.

El portuense consigue que cada uno de estos artistas brille con autonomía y transmita su impronta personal al tema en el que participa. El resultado son ocho temas muy personales que tienen una capacidad evocadora sorprendente. Escuchamos y respiramos el aire de los Balcanes en ‘Sutjetska’, el parque nacional más antiguo de Bosnia y Herzegovina. Luego volamos a la Reserva Ecológica ‘Varahicacos’ para empaparnos de sones cubanos; nos adentramos en un bosque canadiense en ‘Redwood’; navegamos hasta África para recalar en ‘Quirimbas’, al norte de Mozambique; recorremos ‘Kaboré Tambi’ en Burkina Faso y emprendemos el ascendemos los más del 4.000 metros del monte ‘Toubkal’ en el Atlas marroquí para, finalmente, entregarnos a la magia de ‘Benamahoma’ y ‘Doñana’.

Cada tema está centrado en una localización que se corresponde con una meca de la percusión. El compositor gaditano usa ese tipo de instrumentación para lograr una sonoridad característica muy evocadora. «He aprovechado que he tenido la suerte de conocer músicos de esos sitios y he jugado con eso», admite. Así, los dos temas flamencos han sido para Dorantes y Javier Jimeno «porque son pianista y guitarrista flamencos». Hay un tema cubano donde ha contado con Daniel Amat, un pianista cubano «excelente» y con Néstor del Prado, un bajista cubano «increíble».

El compositor explica que como percusionista y batería le hacía ilusión hacer un disco en el que la percusión tuviera un peso significativo y esta era una de las formas de lograrlo. Sin embargo, de momento, no hay fecha para escuchar el álbum en directo porque ‘Un solo mundo’ es un disco está hecho para que la gente lo escuche de forma íntima. «Yo seguiré trabajando con mi grupo Glazz, con mi padre y con Dorantes. No descarto tocar este disco en directo aunque ahora mismo no es mi intención».

Algo más que palabras

Cada año desaparecen 8,8 millones de hectáreas de bosque, una superficie superior a la de toda Andalucía. Las alteraciones en el clima son cada vez más drásticas y se acelera la desaparición de la biodiversidad del planeta. El océano se está convirtiendo en una alcantarilla rebosante de plástico y los bosques están desapareciendo. Un gesto no cambia el mundo, pero hay una gran parte de responsabilidad individual en la protección del medioambiente y del planeta. Suenan tambores para rebelarse a favor del clima.

Un solo mundo’ es una colección de canciones que llevan un esperanzado mensaje de conservación y profundo respeto por la naturaleza. Pero también es un disco que no se queda en las palabras y predica con el ejemplo y con la acción. «No me gusta decirle a los demás lo que tienen que hacer si no lo hago yo», reconoce Javi que ha decidido colaborar con la Fundación BioPlanet y por cada disco que se venda se derivará una parte del dinero para plantar un árbol: «me parece que es una acción directa que ayuda a nuestro, ya, maltrecho planeta. Además, es muy bonito pensar que cada vez que alguien se ponga el disco pueda sentir que hay un árbol creciendo gracias a él o a ella».

Para Ruibal, la música es el lenguaje con que se expresa la voz del alma. «Mi intención es usarla para proclamar que este mundo es nuestra casa, una casa que todos los seres compartimos y debemos cuidar», concluye

Escucha el single 'Sutjetska'