Manuel Cuesta apuesta por la poesía más que nunca en «El último baile»
Manuel Cuesta apuesta por la poesía más que nunca en «El último baile» - ENRIQUE CIDONCHA
POESÍA/MÚSICA

Manuel Cuesta: «Patrick Swayze o Hugh Grant son antihéroes de mi juventud en los años 80 y 90»

El cantautor sevillano publica su libro-disco «El último baile», que presenta este sábado en La Casa del Libro

Actualizado:

Manuel Cuesta (Sevilla, 1975) celebra sus dos décadas como cantautor con la publicación de «El último baile» (Mueve tu lengua), un libro-disco en el que combina la poesía con su talento musical. Este sábado lo presenta en la Casa del Libro, junto a Margarita Utrera, a las 19:00 horas.

¿Este libro-disco se puede considerar como un reflejo de tu carrera desde que comenzaste hace veinte años?

Más bien se podría considerar el último de mi trayectoria. ¡Es broma! Aunque como indico en la introducción del libro, lo he compuesto, lo he escrito y lo he grabado con tanto ahínco, tesón y emoción como si fuera el último de mi carrera. Me gusta la épica emocional de celebrar el último asalto. Un intento más, antes de ganar por KO o terminar besando la lona. Han pasado muchas cosas en 20 años, y lo más importante no han sido mis canciones, sino mis dos hijas, eso ha hecho que detenga mis pasos en este camino en más de una ocasión.

Poesía y música se mezclan en este trabajo. ¿Por qué no habías publicado hasta ahora un poemario?

Porque siempre me ha dado mucho respeto escribir poemas. Dar sonoridad a unas palabras, buscar tu voz interior, y que esas palabras se eleven por sí solas, sin el recurso o la ventaja de una guitarra, siempre me ha parecido una tarea muy compleja. No me considero poeta, aunque algunos amigos o seguidores me lo digan cariñosamente. Sólo soy un tipo al que cada vez le cuesta más hacer canciones. Por falta de tiempo y porque con los años te vuelves más autocrítico con tu discurso. En esta ocasión me atreví a jugar con la poesía, pero siendo consciente de mis posibilidades, y con pocas pretensiones de compararme con los poetas que he leído. Ni mucho menos.

¿Qué piensas de los cantautores que han publicado poemarios en los últimos años como Sabina, Marwan, Vanessa Martín, Joaquín Calderón, etc.?

Que quizá hemos sido muy osados. Siempre me acuerdo de un Tweet que resume claramente todo esto y que publicó Quique González hace meses: «La poesía es algo demasiado serio como para dejarlo en manos de los cantautores». Y puede que tenga parte de razón, lo que ocurre es que los cantautores históricamente siempre han ido de la mano de los poetas; Serrat y Paco Ibáñez, por ejemplo, pusieron música a poemas de Machado, Alberti o Miguel Hernández… Y otros cantautores muy grandes como José Antonio Labordeta o Pablo Guerrero se convirtieron en su madurez en poetas brillantes. La altura poética que ha logrado Pablo Guerrero es maravillosa. En definitiva, es inevitable pensar en que seamos unos intrusos en esta fiesta, pero a fin de cuentas la mitad de la materia prima con la que trabaja el cantautor es la palabra, y nos gusta mimar los textos, la sonoridad, la rima…

Tus versos están llenos de referencias de la cultura popular, destacando nombres como los de Patrick Swayze, Hugh Grant, Pearl Jam, Wonder Woman… ¿Por qué?

Pues porque ya que iba a ponerme manos a la obra con la poesía, ¿por qué no introducir en ella mi pequeño mundo relacionado con el cine, la fantasía o la ciencia ficción? Quizá pueda sonar algo frívolo, pero creo que es legítimo encontrar imágenes hermosas en el mundo del cómic, o sin ir más lejos, en las películas legendarias de Hollywood. Patrick Swayzeo Hugh Grant son antihéroes de mi juventud en los años 80 y 90. ¿Quién no ha llorado con la despedida final de «Ghost»? De alguna manera, quería emular a poetas como Luis Alberto de Cuenca, que se han atrevido a semejante hazaña. Hacer un poema sobre alguna de las aventuras de Tintín o nombrar algún pasaje de Star Wars. Parece una temeridad. ¿Verdad? Hay un poema en «El último baile» que se llama «Cicatriz», al que le tengo especial cariño, y me arrepiento por no habérselo dedicado a él porque es puro cine. Se inspira en el filme «Indiana Jones y el Templo Maldito».

Háblame de la presentación que vais a hacer en la Casa del Libro este sábado.

Pues voy a estar acompañado por una buena amiga mía periodista, Margarita Utrera. nos conocemos desde que éramos muy jóvenes. Me parecía un buen momento para encontrarnos y que ella presentase mi libro-disco y diera su visión. Estoy deseando saber qué es lo que va a decir. Cantaré con mi guitarra algunas canciones de este último trabajo y pediré a los asistentes que si les apetece lean algunos de los poemas. Suenan aún mejor en labios de otros, y me parece una ocasión única para que mis seguidores participen de forma activa en mis recitales. Y luego, al final, firmaré ejemplares si tienen a bien llevarse este imponente libro-disco.

¿De dónde viene el nombre de este trabajo?

Es el título de la canción que se encuentra en el track 5 del disco (o en el 5º asalto del libro) y que además he grabado a dúo con Fabián, uno de mis productores, un músico al que aprecio y admiro mucho. «El último baile» siempre es el más especial, porque es aquel que reservas a alguien importante para ti… Quizá ese baile cambie tu vida para siempre.

¿Cómo llevas esa doble vida de oficinista y cantautor que has logrado compatibilizar con los años?

Cada vez se hace más duro compaginar esta doble vida. Concretamente, puedo decir que la elaboración y todo el proceso que ha tenido que ver con la producción de este último libro-disco, el sexto de mi carrera, ha sido el más complicado de llevar y compatibilizar con mi trabajo y con mi familia. No ha sido nada fácil. El tiempo que le he estado dedicando a mis canciones o a mis poemas, ha sido tiempo que no he pasado con mis hijas. Y es lo que más siento, por eso quise dedicarles este mi último baile.