Juan Eslava Galán
Juan Eslava Galán - Manuel Gómez
Feria del Libro de Tomares

Juan Eslava Galán: «La grandeza de España está proyectada en el Prado»

El escritor presenta en la Feria del Libro de Tomares su libro sobre la crónica histórica de la pinacoteca

SevillaActualizado:

Con Juan Eslava Galán nos adentramos por las salas del Museo del Prado. Se detiene en los rostros de los monarcas españoles, se recrea en sus ropas, en los reveladores rasgos de sus rostros, en la psicología que esconden las pinceladas de Tiziano, Goya o Velázquez. El escritor ha querido sumarse a la conmemoración del bicentenario de la pinacoteca con la publicación de «La familia del Prado. Un paseo desenfadado por el museo de los Austrias y los Borbones» (Planeta). Un libro, que presenta en la Feria del Libro de Tomares, y que es un hermoso homenaje a la celebración y en el que desvela la unanimidad apasionada que el Museo del Prado despierta entre los españoles.

«Sí, creo que el Museo del Prado debería ser la bandera que verdaderamente une a los españoles. Es la institución cultural que más nos alegra. Debemos estar muy orgullosos de este lugar que está muy por encima de las banderas. En ella está la historia y la grandeza de España. No hay más que darse cuenta de que el Museo del Prado flaquea en el siglo XIX y XX, que es precisamente cuando flaquea España. Sin duda porque es un espejo de nuestro país. Menos mal que muy cerca está el Thyssen que rellena ese hueco», asegura el autor de las novelas «En busca del unicornio», «El comedido hidalgo» o «Misterioso asesinato en casa de Cervantes» y de ensayos como «Una historia de la Guerra Civil que no va a gustar a nadie» o «El catolicismo explicado a las ovejas».

Eslava Galán afirma que está viviendo con entusiasmo la conmemoración del bicentenario del Prado. «La verdad es que es un lugar al que voy en muchas ocasiones a meditar», añade. Quizás las salas de la pinacoteca histórica sean un buen lugar para pensar y repensar España. El escritor acude también con su nieta de siete años. Precisamente Minerva es la protagonista de este recorrido porque el libro parte de las explicaciones que el abuelo Eslava Galán le da a su curiosa nieta. «Cuando ella viene de Alicante, nos vamos al Prado y le explico las historias de los cuadros. El libro arranca con la noticia que veo con ella en el telediario cuando el rey Felipe VI le impone a su hija Leonor el collar del Toisón de Oro. Yo le explico la historia del toisón, que es una de las más bellas y misteriossas historias de la mitología griega, y su relación con la monarquía», explica.

Es precisamente su nieta Minerva quien le da la clave sobre el tono y el hilo narrativo para contar la historia del Museo del Prado. Sucede cuando la niña, después de ver múltiples retratos reales, pregunta al abuelo si el Prado es en realidad como un álbum de familia. «Sí, en efecto ella me da la excusa para contar la historia de los reyes de España que aparecen retratados en la pinacoteca. Naturalmente, también aparecen otras historias en el libro, como las anécdotas sexuales, que no se las cuento a la niña», confiesa bromeando. Y es que la nueva obra de Eslava Galán cuenta con los habituales elementos imprescindibles que son la marca de la casa: erudición, divulgación amena, humor, anécdota y profundidad histórica.

En el libro se pasea, en efecto, por una galería de monarcas, desde los Reyes Católicos a Felipe VI. Aparecen los retratos pintados por los grandes maestros pero también asoman curiosísimas historias de la parte de atrás de los lienzos. Es el caso del dibujo que en el siglo XIX pintó Martín Rico sobre la momia del emperador Carlos V ya sin galas ni vanidades o la crónica de las pinturas eróticas con excusa de ser cuadros mitológicos encargados para los gabinetes secretos de Felipe II o de Felipe IV. «He intentado que el lector vea a través de la Historia del Arte la humanidad de los reyes», afirma el escritor.

Así, además de detenerse en el arte de la pincelada, «La familia del Prado» descubre qué se esconde bajo la piel de los reyes, qué oculta la sabia encarnadura con albayalde y carmín de Indias aplicada por los artistas. Sabremos por ejemplo qué padecimientos sufrieron los reyes y de qué murieron. «Hay mucho de historiales médicos que he investigado. Y explico mucho acerca de las sangrías que se aplicaban a las parturientas, esas pobres infantas que morían de sobreparto. Sí, es cierto, me he metido mucho en el fisgoneo, en el relato que hicieron cronistas y embajadores. Pero tras los cotilleos siempre hay una intención de conocer la Historia y sus trascendencias», confiesa.

En su itinerario por el álbum de familia que esconde el Museo del Prado, Eslava Galán llega hasta ahora mismo. El último retrato de familia es el que pintó Antonio López en «La familia de Juan Carlos I». «Antonio López tiene ese aspecto como de campesino manchego y, sin embargo, qué capacidad increíble tiene para la introspección psicológica que ha captado en cada uno de los miembros de la familia real. Ese cuadro está a la altura de Goya cuando capta el alma de la familia de Carlos IV».

En breve aparecerá otro libro muy esperado de Juan Eslava Galán dentro de su serie dedicada a los escépticos que inició con la Guerra Civil y continuó con la Primera Guerra Mundial: «La conquista de América contada para escépticos». Una obra oportuna para la que Planeta incluso ha adelantado su edición. «Sí, y eso que no he estado en complicidad con el presidente de México», bromea al referirse a las polémicas declaraciones de López Obrador para que España pidiera perdón por la conquista de México.

«Yo en realidad le aconsejaría a López Obrador que estudiara Historia antes de hablar. Creo que eso es lo que nos ha faltado con todo. Por un lado, conocer mejor nuestra Historia y, por otro lado, explicarla. Y, sobre todo, explicarla en los países de habla hispana».

Eslava Galán reflexiona sobre las anomalías históricas que ha padecido España y que probablemente expliquen la imagen exterior que proyecta el país. «Lo que se ha difundido es la postura de los enemigos de España. Pero lo peor es que dentro de España nos la hemos creído. Es absurdo que teniendo instituciones impecables para contar esa historia como el Archivo de Indias en Sevilla o teniendo tantos hispanistas que dicen la verdad nos hayamos dejado arrastrar por esa absurda mala conciencia histórica».

Eslava Galán subraya también la tergiversación sobre la imagen de España que está potenciando el independentismo catalán. «Hay que informar con verdades y el independentismo catalán está informando con propaganda. Pero nos ha estado ganando desde hace tiempo. Y todo por culpa de los gobiernos de izquierda y derecha que han buscado votos y para ello han ido cediendo partidas importantes como la educación o la sanidad».