La escritora francesa François Sagan
La escritora francesa François Sagan

La publicación de un inédito de Françoise Sagan causa revuelo en Francia

El nuevo libro aparece por sorpresa en las librerías galas cuando se cumplen quince años de la muerte de «Buenos días, tristeza»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«Las cuatro esquinas del corazón» se ha hecho un hueco en la apretada agenda de la «rentrée» literaria francesa (en otoño se publican en el país galo entre 400 y 600 novedades). La novela inédita e inacabada de Françoise Sagan llegaba esta semana a las librerías y lograba acaparar titulares en los principales medios franceses. Y no lo tenía fácil.

Ya contaba hace unos días el corresponsal de ABC en París, Juan Pedro Quiñonero, que «los escándalos políticos, sexuales, religiosos, reales, presumidos o inventados son la estrategia comercial dominante» durante la presente temporada. Pero, en esta ocasión, Plot, la editorial que ha publicado el libro, ha preferido optar por el factor sorpresa y no había incluido el título en su catálogo de novedades.

Según la Agencia France Press, en el mundillo literario ya se había extendido el rumor en los últimos meses de que se iba a producir de forma inminente el lanzamiento de una obra inédita de un autor fallecido. Algunas publicaciones incluso habían previsto que este título secreto tendría una primera tirada de 250.000 copias.

La primera parte de la comidilla daba en el clavo, ya que están a punto de cumplirse los quince años de la muerte de la autora de «Buenos días, tristeza» (fallecía el 24 de septiembre de 2004 a causa de una embolia pulmonar en el hospital francés de Honfleur). La segunda, se apuntaba a las exageraciones propias de los chismes. A pesar de que Plot ha anunciado una primera edición «excepcional», la cifra «sólo» llega a los 80.000 ejemplares.

«Las cuatro esquinas del corazón» cumple con todos los requisitos para triunfar en las librerías. Sus poco más de doscientas páginas guardan las esencias del personalísimo estilo de Sagan y los ecos de su «Buenos días, tristeza». El erotismo, el sarcasmo y la disección de la alta burguesía francesa más hedonista trufan esta historia, basada en un inusual triángulo amoroso entre un empresario, su desilusionada mujer y la madre de ésta.

Sin embargo, las dudas se ciernen cuando el único hijo de Sagan, Denis Westhoff, explica cómo se produjo el hallazgo. «Después de aceptar la sucesión de mi madre, recibí montañas de cartas, archivos... Entre todos estos documentos, había textos originales, una docena de manuscritos en total. Pero, en ese momento, estaba tan involucrado en problemas legales, impuestos, incautaciones, agentes judiciales..., que realmente no presté atención», aseguraba en Le Monde.

Cuando lo hizo, se lo llevó al editor galo Jean-Marc Roberts. «Me dijo que este texto era demasiado desordenado, inacabado e incoherente para publicarlo, que daría una mala imagen de mi madre. Lo puse en un cajón. Poco después de morir Jean-Marc (2013), pensé en esta historia. Leí el texto, lo leí y volví a leerlo, y comencé a corregirlo», asegura Westhoff.

El también fotógrafo reconoce que ha puesto de su propia cosecha las palabras y hasta los pasajes enteros que faltaban en el manuscrito. Pero él mismo asegura que la versión que se presenta al público «no desvirtúa ni el estilo ni el humor sarcástico de Françoise Sagan».